www.elboletin.com
Edición testing    18 de enero de 2021

analistas de ING

Macroeconomía

“Las cosas primero empeorarán antes de que finalmente mejoren”, advierten los analistas de ING.

Las vacunas contra el covid-19 se han convertido en la principal esperanza para la reactivación de las economías europeas durante 2021, pero todo parece indicar que llegarán tarde para evitar una nueva recesión técnica, la segunda desde que se inició la pandemia, entre el cierre de 2020 y el arranque del próximo año.

Renta Fija

Las nuevas medidas de confinamiento amenazan con repetir la carrera por el efectivo vivida en marzo.

El avance de la segunda ola de covid ha obligado a países como Alemania y Francia a acometer nuevas y severas restricciones que ponen más que en entredicho la recuperación económica. La respuesta de los mercados no se ha hecho esperar en las bolsas, llevando a las principales plazas bursátiles del Viejo Continente a mínimos de cinco meses, pero en los mercados de bonos, ha sido mucho más tibia, con escasos movimientos en los últimos días de los bonos franceses y alemanes.

Monedas digitales

El proyecto se encuentra en “fase de preparación” de cara a un posible lanzamiento a mediados de 2021.

Tras meses de debate académico, el Banco Central Europeo (BCE) finalmente ha publicado su primer informe sobre un euro digital, abriendo la puerta a nuevos experimentos en 2021. Aunque el Consejo de Gobierno aún no ha tomado una decisión oficial, los expertos ven este paso como “un primer intento de asegurar un futuro digital para la moneda común y ponerse al día con otros bancos centrales”.

UE

El histórico acuerdo alcanzado en julio por los líderes europeos se traba por el enfrentamiento entre Hungría y Bruselas.

La respuesta común a la crisis provocada por el covid-19 vuelve a recaer sobre los hombros del Banco Central Europeo (BCE). Apenas unos meses después del histórico acuerdo alcanzado por los líderes de la UE para un estímulo fiscal sin precedentes, varios países amenazan con echar por tierra los avances realizados y todo parece indicar que los fondos europeos acabarán retrasándose en un momento en que la segunda ola de la enfermedad empieza a golpear a todo el Viejo Continente.

Macroeconomía

Los principales factores de la recuperación vuelven a ser ajenos al ámbito puramente económico.

Tras la histórica caída de las economías en el segundo trimestre del año, el tercer trimestre (ya en curso) debe servir de punto de inflexión para la recuperación económica, pero la incertidumbre sigue siendo la nota dominante sobre cómo se desarrollará este proceso y cuál será el daño permanente en los tejidos productivos. Un factor determinante será el ansiado desarrollo de una vacuna contra la Covid-19, pero incluso si llega rápido habrá varios factores que harán variar significativamente la velocidad del rebote.

Renta Fija

Incluso si se mantienen las compras del BCE, la deuda supranacional dependerá en gran medida sobre inversores privados.

Los líderes de la Unión Europea parecen haber aprendido la lección de la crisis financiera: el bloque común tendrá una respuesta coordinada a los desafíos que supone la crisis desatada por la pandemia de Covid-19. Como resultado, varias entidades supranacionales europeas deberán salir al mercado para endeudarse significativamente. Un nuevo jugador en el mercado de deuda que deberá saber atraer a los inversores para financiarse lo más barato posible.

Empleo

Los analistas de ING advierten de que con el cambio de año podría llegar una segunda ronda de paro en toda Europa.

¿Son los datos de desempleo de la eurozona demasiado buenos para ser verdad? La tasa de paro se situó en junio en el 7,8%, frente al 7,1% de febrero, antes de que estallase la pandemia. Este milagro, que se compara con la fuerte destrucción de empleo en lugares como EEUU, se ha debido a los esquemas similares al ERTE español, pero los expertos avisan de que se avecina una nueva segunda ola de paro en cuanto estos programas del Gobierno finalicen.

Unión Europea

El tamaño del fondo, la condicionalidad, el proceso de desembolso y el debate subvenciones-préstamos, los cuatro puntos calientes de las negociaciones.

Llegó el día. Los líderes de la Unión Europea se reúnen hoy y mañana para intentar llegar a un acuerdo sobre el fondo de reconstrucción. Las posiciones están muy enfrentadas y el consenso parece difícil, pero algunos analistas se muestran convencidos de que la cumbre del Consejo Europeo puede acabar con un rotundo éxito, incluso si no se llega a un acuerdo: bastará con alcanzar el suficiente consenso sobre los principios básicos antes de seguir negociando durante el verano.

Monedas digitales

Las monedas digitales podrían aumentar el abanico de instrumentos de la política monetaria.

Pese a coquetear con la idea de un euro digital, el Banco Central Europeo (BCE) había descartado de momento la idea por el daño que podía causar a los bancos comerciales. Sin embargo, la profunda crisis económica y social provocada por la pandemia del coronavirus Covid-19 podría haber cambiado el escenario por completo, tanto para la institución que preside Christine Lagarde como para el resto de bancos centrales, creando un problema adicional para los bancos comerciales.

Macroeconomía

Los expertos pronostican subidas de precios en productos de supermercados y en algunos productos sanitarios.

Las economías de todo el mundo se han visto sacudidas con unas contracciones que no se recuerdan en tiempos de paz, pero con muchas economías saliendo del confinamiento, es probable que aumente la demanda al tiempo que persistan las interrupciones del suministro. Esto ha llevado a que algunos expertos estén advirtiendo del riesgo de estanflación.

Empleo

El uso de esquemas similares a los ERTE en EEUU ha sido más común de lo que el mercado había sospechado.

El viernes pasado el Departamento de Trabajo estadounidense sorprendía con unos datos de empleo mucho mejor de lo esperados: si el mercado había augurado la destrucción de 7,8 millones de empleos, los datos mostraban una ganancia de 2,5 millones; mientras, la tasa de paro bajaba al 13,7%, frente al 19% esperado. Las cifras semanales de solicitudes iniciales de subsidio de desempleo, sin embargo, no han traído una sorpresa similar y han vuelto a reflejar pérdidas de empleo millonarias. ¿Cómo se pueden conjugar ambas realidades en principio contrapuestas?

Deuda Pública

El BCE absorberá en buena medidas las nuevas emisiones de deuda pero no evitará un “modesto aumento” de los tipos de interés.

El mercado de deuda pública europea se prepara para un tsunami de emisiones, con los gobiernos de toda la eurozona acelerando sus subastas para financiar sus costosos planes de reactivación económica. El Banco Central Europeo (BCE) se presenta como una pieza clave y esencial para evitar que esta avalancha se traduzca en una nueva crisis de deuda, y los expertos confían en que sea suficiente, al menos en lo que respecta a este año.

Macroeconomía

Baile de siglas sobre los posibles escenarios económicos que contemplan los analistas: ‘U’, ‘V’, ‘W’ o ‘L’.

Con las principales economías mundiales paralizadas por las medidas de confinamiento para luchar contra el coronavirus, los analistas dan más que por descontada una recesión. Sin embargo, la incertidumbre que rodea a la enfermedad hace que el escenario de recuperación sea mucho más impredecible: ‘U’, ‘V’, ‘W’, ‘L’… el mercado se ha convertido en un baile de siglas en el que los expertos analizan los diferentes escenarios sobre la mesa.

Bolsa

“Sin una coordinación de políticas a nivel mundial, los responsables políticos tendrán dificultades para adelantarse a la crisis”, advierten los analistas de ING.

La semana pasada, la Reserva Federal recortó los tipos por sorpresa. Ayer miércoles, fue el Banco de Inglaterra (BoE) el que hizo un movimiento similar y hoy se espera que el Banco Central Europeo (BCE). Si a ello se unen los diferentes anuncios de medidas económicas de los Gobiernos, no se puede decir que las autoridades no estén actuando para intentar paliar los efectos del coronavirus en la economía, pero los expertos avisan de que la descoordinación puede generar aún más incertidumbre en los mercados.