Los salarios se estancan en Europa… para alivio del BCE

Empleo trabajo cocina cocinero paro

Trabajadores

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La subida de la inflación en los últimos meses ha despertado los temores sobre un cambio de la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) como el que ya ha apuntado la Reserva Federal al otro lado del Atlántico. De momento los hombres de Lagarde han defendido que el repunte inflacionario es solo transitorio, pero la última palabra la puede tener la evolución de los salarios y los temidos efectos de segunda ronda.

Las últimas cifras de costes laborales publicadas por Eurostat muestran una ralentización,hasta el 1,5% interanual en el primer trimestre, frente al 2,8% del cuarto trimestre del año pasado(revisado a la baja desde el 3,0%). El desglose de los principales componentes muestra que el aumento de los sueldos y salarios por hora se redujo al 2,2%, frente al 3,5%, mientras que los costes laborales no salariales (que reflejan en gran medida el impacto de los impuestos y las subvenciones públicas) cayeron al -0,9%, frente al 0,8%.

No obstante, el BCE suele preferir guiarse por los salarios negociados, ya que excluye factores puntuales. En este caso, el crecimiento de los salarios negociados se ha desacelerado notablemente desde mediados de 2019 (del 2,6% en el tercer trimestre de 2019 al 1,4% en el primer trimestre de 2021).

“Esperamos que el crecimiento de los salarios negociados se mantenga en niveles bajos en los próximos trimestres, ya que se ha acumulado mucha holgura en el mercado laboral de la eurozona desde el inicio de la pandemia”, señala Aline Schuiling, analista de ABN Amro. “Esto respalda la opinión de que las presiones inflacionistas subyacentes seguirán siendo débiles a medio plazo”.

“La holgura en el mercado laboral y una economía de la eurozona que solo regresará a su nivel anterior a la crisis a mediados de 2022 son argumentos sólidos en contra de cualquier crecimiento salarial significativo”, coinciden los expertos de ING Carsten Brzeski, James Knightley, Bert Colijn, Peter Vanden Houte y James Smith en un informe.

Incluso antes de la crisis, cuando las tasas de desempleo en muchos países de la eurozona estaban en mínimos históricos, el crecimiento salarial en la eurozona sólo alcanzaba alrededor del 2,5%, apuntan los analistas del banco holandés.

“Aun así, no debería excluirse un aumento suave del crecimiento salarial, dado el fuerte vínculo entre la inflación y los convenios colectivos”, espera ING. “Aquí, la indexación directa de la inflación, como en Bélgica, o las indexaciones más indirectas o parciales, como en Francia o España, desempeñan un papel. En Alemania, los sindicatos suelen introducir en las negociaciones la evolución real de la inflación. Teniendo esto en cuenta, podríamos ver un crecimiento salarial en la eurozona por encima del 2%”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA