La inflación pone a prueba al BCE mientras los expertos avisan: todavía no ha tocado techo

BCE Banco Central Europeo

Sede del Banco Central Europeo (BCE)

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La subida de la inflación de la eurozona en agosto superó todos los pronósticos del mercado cuando apenas queda una semana para la próxima reunión del Banco Central Europeo (BCE). Un nuevo quebradero de cabeza para la institución ante la perspectiva de que el alza de los precios va a ir a más en los próximos meses.

Las cifras adelantadas de Eurostat mostraron ayer que la inflación general de la eurozona en agosto subió hasta una tasa interanual del 3%, por encima del 2,7% que había adelantado el mercado. No se había registrado una tasa tan elevada desde 2011, hace ya una década, y los analistas advierten de que todavía no ha tocado techo, si bien todavía piensan que en gran medida la situación actual será transitoria sin que tenga que mediar el BCE.

“La elevada tasa general se debió a la mayor tasa subyacente y al continuo crecimiento interanual de los precios de los alimentos y la energía”, explica Bert Colijn, analista del banco holandés ING. “Esto último ha sido algo sorprendente en los últimos meses, relacionado con el aumento de los precios del gas y el crecimiento continuo de los precios de la gasolina a pesar de que los precios del petróleo Brent comenzaron a estabilizarse”.

A su juicio, “tiene el potencial de impulsar la inflación general hacia el final del año”, si bien el “gran interrogante es el traspaso de los mayores precios de los insumos y el transporte de las mercancías”. Hasta ahora ha sido moderado, pero las presiones sobre los precios se han vuelto “anormales” en los últimos meses, cree Colijn.

La otra gran duda es “si las reaperturas del sector de servicios seguirán provocando saltos de precios como vimos en los peluqueros después de la primera ola”. “Estamos empezando a ver alguna evidencia de eso en restaurantes y hoteles, pero aún no en los paquetes vacacionales”. “Existe alguna evidencia de que este efecto comenzará a ser más prominente hacia fines de año, así que manténgase firme: la inflación tiene el potencial de subir más a partir de aquí”, avisa el experto de ING.

De una opinión similar son los analistas de Oxford Economics, que avisan de que” la estimación adelantada de agosto, junto con los cuellos de botella de la cadena de suministro global que están elevando los costos para las empresas, presenta algunos riesgos al alza para las perspectivas de inflación”.

Sin embargo, “seguimos considerando que el pico de inflación actual es en gran parte transitorio, ya que las correcciones de precios de los confinamientos generalizados en 2020 continúan influyendo en la inflación general. Por lo tanto, esperamos que la inflación vuelva a caer por debajo del objetivo en 2022”.

División en el seno del BCE

La subida de la inflación pone además en un aprieto al BCE, que hasta ahora ha mantenido una política de estímulo muy agresiva para reactivar la economía tras el shock por la pandemia. Los hombres de Lagarde celebran su próxima reunión de política monetaria la próxima semana y algunos de los ‘halcones’ empiezan a mostrar en público su descontento con la actual política.

Ayer mismo, el austriaco Robert Holzmann abrió el debate al señalar que “estamos en una situación en la que podemos pensar en cómo reducir los programas especiales contra la pandemia”, en referencia al PEPP.

“En nuestra reunión de septiembre, tenemos la oportunidad de discutir cómo cerramos la parte de la pandemia y nos enfocamos en la parte de la inflación”, señaló el gobernador del banco central de Austria. La desaceleración del ritmo de compras del PEPP en el cuarto trimestre “definitivamente” es una discusión que debe tomarse la próxima semana, añadió.

Colijn cree, sin embargo, que en última instancia, la reciente subida de la inflación “no va a influir en el BCE hacia una postura más agresiva antes de la reunión de septiembre de la próxima semana”. “¿Recuerdas julio? La presidenta del BCE, Christine Lagarde, mencionó repetidamente que el BCE no actuaría sobre la inflación temporal. La subida provocará algunas palmas sudorosas, pero no ha dado mucha evidencia de una inflación más alta estructural”, concluye el experto de ING.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA