Plazos muy largos y fuerte demanda: así es el mercado de bonos verdes en el que entra España

Mundo verde

Bonos verdes

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Tesoro Público español entra este mismo martes en el mercado de bonos verdes, con su primera emisión de este tipo. España sigue los pasos de Francia, Italia o Alemania y entra en un mercado que cada vez atrae más interés, con demandas que multiplican por diez la oferta y plazos por encima de los 20 años.

Los bonos verdes son títulos de deuda que se usan íntegramente en proyectos verdes que impactan de manera positiva en el medio ambiente, entre los que destacan la construcción de instalaciones renovables, la eficiencia energética, el transporte limpio o una correcta gestión de residuos. En el caso del Tesoro, la previsión anunciada a los inversores es que sea una emisión inaugural de alrededor de 5.000 millones de euros a un plazo de 20 años.

La emisión de España llega después de que Italia lanzara su primer bono verde en marzo de este año (con un vencimiento de 24 años), mientras que Francia agregó un segundo bono verde a su curva un par de semanas después (con un vencimiento de 23 años). Mientras, Alemania emitió su tercer bono verde en mayo con un vencimiento a 30 años.

“A estas alturas debería estar claro que los prestatarios soberanos tienen una fuerte preferencia por vender bonos verdes con vencimientos largos (la única excepción es que Alemania lanza un nuevo bono verde a 10 años el miércoles)”, explican los analistas de ING Antoine Bouvet y Benjamin Schroeder. “No es casualidad”.

“Además de coincidir mejor con los usos a largo plazo de los ingresos por parte de los prestatarios, los vencimientos a largo plazo son sin duda un reflejo de una mayor demanda de los inversores por el sector. En resumen, aquí no nos preocupa la concentración de vencimientos”.

Al tiempo que España sigue los pasos de Alemania, Francia o Italia, sí se ha adelantado a otros emisores. Detrás de ella vendrá previsiblemente Reino Unido, que también está preparando su venta inaugural de bonos verdes a finales de este mes, y la propia Unión Europea, que “esperamos que lance su primera emisión verde también este año”, señala ING.

Análisis del bono verde español

En cuanto al bono verde que pondrá en el mercado España, los analistas de ING estiman que, “a juzgar por sus dos pares más cercanos”, Italia y Francia, “debería negociarse con un rendimiento de aproximadamente 3 puntos básicos (pb) por debajo de lo que negociaría un bono español no verde. Esto se basa en el ‘greenium’ mediano de 3,5 pb en la curva francesa y de 4,5 pb en la curva italiana”.

Al mismo tiempo, “el tamaño de 5.000 millones de euros del acuerdo no sorprende a la luz de los menores requisitos de financiación de España, pero garantizará que la demanda supere con creces la oferta”, señalan los expertos del banco holandés. A modo de comparación, la emisión de bonos verdes de Italia en marzo atrajo una demanda de 80.000 millones de euros para un volumen de la emisión de 8.500 millones de euros.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA