Aviso de los expertos: el gas seguirá siendo muy caro y no es solo por Ucrania

Servicios Logísticos de GNL

El conflicto entre Ucrania y Rusia ha dado una vuelta de tuerca más a la tensión en el mercado del gas europeo. Pero incluso si las tensiones no van a más, la escasez de los inventarios provocará que los precios se mantengan elevados al menos durante gran parte del año (y probablemente también el próximo invierno).

“Se espera poco alivio para el mercado europeo del gas. Es difícil encontrar una solución rápida para la estrechez del mercado europeo del gas natural”, reflexiona Warren Patterson, analista de ING, en un informe. “Los flujos de gas ruso hacia Europa han disminuido considerablemente al entrar en el nuevo año, lo que ha tensado el mercado a un ritmo bastante rápido. Los flujos que transitan por Ucrania han disminuido considerablemente. El gasoducto Yamal-Europa también está experimentando flujos inversos desde Alemania hacia Polonia, en lugar de fluir en la dirección habitual hacia el oeste”.

El resultado es que los almacenes de gas de la UE están ahora por debajo del 45% de su capacidad, frente a una media de cinco años de alrededor del 60% a estas alturas del año.

“Queda por ver cuánto alivio proporcionará el mercado del GNL a Europa” después de que varios cargamentos se hayan dirigido al viejo continente debido al aumento de los precios. Peo en todo caso “cada vez es más evidente que el mercado europeo del gas terminará la temporada de calefacción en mínimos históricos”. En ese sentido, “un final tardío de la temporada de calefacción podría dejar al mercado en una situación extremadamente difícil”, avisa Patterson.

Esta escasez y la incertidumbre sobre el descenso de los inventarios harán que los precios del gas en Europa se mantengan en niveles elevados durante gran parte de 2022, considera el experto de ING. “Aunque deberíamos ver una corrección a la baja de los precios a medida que nos adentramos en el periodo de menor demanda de la primavera y el verano, es probable que los precios sigan siendo históricamente altos dada la necesidad de reconstruir los inventarios durante la temporada de inyección”.

El banco holandés destaca además que “también ha quedado claro que la actual escasez en el mercado europeo de gas natural no es una situación aislada”. Por el contrario, “es probable que veamos un mercado europeo bastante ajustado también en el próximo invierno”, aunque “dependerá realmente de la evolución de los flujos de gas ruso”. Si estos siguen estando por debajo de los niveles normales durante la temporada de inyección, es probable que Europa tenga que hacer frente a otro invierno de precios elevados. La aprobación reglamentaria del Nord Stream 2 podría ayudar con los flujos, “pero dadas las crecientes tensiones con Rusia, esto no está garantizado”.

El conflicto de Ucrania

“Un riesgo clave para los precios europeos del gas es una nueva escalada de las tensiones entre Rusia y Ucrania”, recuerda además Patterson. Ucrania es una importante ruta de tránsito para el gas ruso hacia Europa, mientras que Rusia es el mayor proveedor de gas natural a Europa, satisfaciendo casi el 50% de la demanda de importación. “Cualquier escalada que conduzca a un conflicto o a sanciones que tengan como objetivo las exportaciones de energía tiene el potencial de tensar significativamente el mercado europeo del gas”.