La divergencia de la Fed y el BCE anticipa una invasión ‘yankee’ de los mercados de deuda europeos

BCE

Eurozona

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El aumento de la inflación en EEUU y los diferentes enfoques de la Reserva Federal y el Banco Central Europeo (BCE) a la hora de afrontar la recuperación económica hace que los mercados de deuda europeos se hayan convertido en el objeto de deseo de las grandes empresas estadounidenses.

Los analistas de ING destacan en un informe que esperan que la emisión de bonos corporativos inversos ‘yankees’ ascienda a 80.000 millones de euros para finales del año. “Esperamos que los spreads del dólar tengan un rendimiento inferior a los del euro más adelante en 2021”. “Junto a esto, vemos que el swap de divisas cruzadas y el balance de 3 meses frente a 6 meses se mantiene ajustado y esperamos que siga estándolo”.

En combinación, esta situación “ofrecerá una ventaja de ahorro de costes para que las empresas estadounidenses emitan en euros y vuelvan a cambiar a dólares”, señalan los expertos.

“Los diferenciales en dólares tendrán un rendimiento particularmente inferior frente a los diferenciales en euros cuando observemos la inevitable debilidad de los mercados crediticios en la segunda mitad del año, especialmente cuando empecemos a ver una ampliación debido a los temores inflacionarios, el tapering y el aumento de los tipos. Esto se debe en gran parte a que el panorama técnico es notablemente más sólido en euros que en dólares estadounidenses, en particular porque el BCE se mantiene activo en la compra de deuda corporativa”.

¿Qué es un ‘yankee’ inverso?

Un ‘yankee’ inverso es un bono emitido en euros por una empresa estadounidense. Aunque en muchos casos los fondos captados permanecen en la eurozona y se utilizan para financiar operaciones en el Viejo Continente, lo cierto es que muchas compañías simplemente vuelven a canjear el dinero en dólares e invierten en su mercado local.

En otras palabras, las empresas estadounidenses pueden emitir deuda en euros para financiar operaciones europeas o para hacer matemáticas y aprovechar un entorno favorable para financiarse a unos costes más bajos.

La Fed endurece su discurso

La subida de la inflación en EEUU ha llevado a la Reserva Federal a endurecer su discurso y acelerar el calendario para la normalización de la política monetaria.

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, anunció el pasado miércoles que los funcionarios comenzarían a discutir la reducción (tapering) de las compras de bonos utilizadas para apoyar a la economía durante la pandemia. Además, las previsiones publicadas por la institución muestran que la Fed prevé dos aumentos de los tipos de interés para finales de 2023 -antes de lo que muchos pensaban- y unas mayores presiones inflacionistas durante los próximos tres años.

Los responsables de la política monetaria esperan ahora que su medida una inflación de un 3,4% en 2021, en comparación con una proyección de marzo del 2,4%. La previsión para 2022 subió al 2,1% desde el 2%, y la estimación para 2023 se elevó al 2,2% desde el 2,1%.

El banco central mantuvo el rango objetivo de su tasa de política de referencia sin cambios entre cero y 0,25%, donde ha estado desde marzo de 2020, y mantuvo el ritmo de 120.000 millones de dólares de sus compras mensuales de bonos. El voto del Comité Federal del Mercado Abierto fue unánime.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA