www.elboletin.com
Edición testing    19 de septiembre de 2019

Deuda empresarial

Deuda empresarial

El mercado de ‘collateralized loan obligations’ supera los 600.000 millones de dólares por primera vez en la historia.

Instituciones como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Internacional de Pagos (BIS) han alertado de su crecimiento. Los propios banqueros de Wall Street han apuntado a que suponen uno de los principales riesgos de una nueva crisis. Sin embargo, el mercado de ‘collateralized loan obligations’ o CLO no para de crecer.

Renta Fija

Una fiscalidad favorable y menores tipos de interés hacen que la emisión en euros de las empresas estadounidenses se dispare un 324%.

El mercado de deuda empresarial estadounidense vive horas bajas. A pesar de que la Fed ha parecido poner en suspenso la senda de subidas de tipos, los todavía sensibles diferenciales respecto a Europa hacen que las compañías estadounidenses estén mirando cada vez más al Viejo Continente para realizar sus emisiones.

Renta Fija

Un informe de la OCDE avisa de que el mercado de deuda empresarial se enfrenta a una oleada de ‘defaults’ mayor que la de la crisis si se produce una nueva recesión.

La acumulación de deuda sigue encendiendo todas las alarmas. La última advertencia llega de la mano de la OCDE, que en un reciente informe alerta de que los bonos corporativos en circulación alcanzaban a cierre de 2018 una cifra de 13 billones de dólares, el doble de lo que había una década antes. Y ello pese a que el año pasado se frenó en seco la emisión, con las empresas dirigiéndose a la también arriesgada práctica de los préstamos apalancados. El resultado es que en caso de recesión, los efectos serán mayores que los experimentados en la crisis financiera.

Deuda

La deuda corporativa en forma de préstamos apalancados podría acabar siendo un problema para el crecimiento del PIB mundial.

La deuda mundial se encuentra en niveles elevados, aunque todavía no es lo suficientemente alta como para establecer comparaciones con la crisis financiera de 2008. Esta nueva advertencia sobre los riesgos excesivos acumulados durante la última década de tipos ultrabajos llega de la mano de Oxford Economics, que se centra sobre todo en la deuda empresarial.

Renta Fija

A pesar de la avalancha de emisiones de bonos corporativos, el BCE apenas está reinvirtiendo la deuda que va venciendo.

Con el cierre de 2018, el Banco Central Europeo (BCE) dejó de comprar deuda nueva en los mercados de renta fija, poniendo fin a unos años en los que se convirtió en el tutor de los mercados. El movimiento estaba previsto desde hacía meses, pero con lo que no contaban los mercados era con que los hombres de Draghi se tomasen tan pocas prisas en reinvertir los bonos vencidos, especialmente los corporativos.

Renta Fija

La falta de liquidez y las subidas de tipos de interés ponen bajo presión a unos títulos que se han disparado durante la última década.

Tipos de interés en aumento y un mercado de escasa liquidez componen la amenaza que se cierne sobre la deuda empresarial estadounidense con grado de inversión, aquella que en principio debería ser más segura. Casi la mitad de los bonos están sólo a un paso del ‘bono basura’ y cada vez son más las alarmas que empiezan a encenderse.

Deuda empresarial

La emisión total de bonos corporativos, incluyendo grado de inversión y ‘bonos basura’, ha alcanzado una cifra de 1,34 billones de dólares en 2018.

El fin de la era del dinero barato toca a su fin, y la resaca promete ser fuerte. Mientras las bolsas se encaminan a su peor año en una década, en los mercados de renta fija hay otros síntomas igual de preocupantes: la emisión de bonos corporativos a escala mundial se redujo a su nivel más bajo en siete años durante este 2018. Detrás de este frenazo se encuentran las subidas de tipos, la retirada de los estímulos de los bancos centrales y la creciente preocupación por el excesivo endeudamiento.

Deuda empresarial

Desde junio de 2016, el BCE ha adquirido unos 180.000 millones de euros en deuda empresarial con grado de inversión.

El Banco Central Europeo (BCE) finalizó ayer oficialmente el agresivo programa de compra de activos con el que ha tutelado el mercado durante los últimos años tras adquirir 2,6 billones de euros en bonos. De esta cifra, unos 180.000 millones de euros se corresponden a deuda empresarial, que los hombres de Draghi empezaron a comprar en junio de 2016, y empresas e inversores se encuentran ahora ante el reto de volver a la normalidad.

Italia

La bronca entre Roma y Bruselas seca el mercado de deuda empresarial de Italia hasta mínimos no alcanzados desde 2008.

El enfrentamiento entre el Gobierno italiano y la Comisión Europea no sólo se ha dejado notar con fuerza en la deuda soberana italiana, sino que bancos y empresas del país se han visto obligados a cortar en seco sus emisiones de bonos hasta unos límites que no se daban desde la caída de Lehman Brothers.

Banco Central Europeo

Los inversores temen una avalancha de ventas en la renta fija empresarial propiciada por el fin del estímulo del BCE.

Con la llegada de 2019, el Banco Central Europeo (BCE) se retirará del mercado de deuda empresarial, que ha estado tutelando durante los últimos años. Desde junio de 2016, la institución que preside Mario Draghi ha acumulado 175.000 millones de euros en bonos corporativos, una red de seguridad con la que dejarán de contar unos inversores cada vez más temerosos de un cambio en el ciclo crediticio al que se suman las tensiones por la situación de Italia.

Bancos centrales

La institución suscribe apenas un 10% de la primera emisión de cédulas que se liquidará durante el mes de octubre.

Un paso más, el penúltimo, del Banco Central Europeo (BCE) hacia el final de su programa de compra de bonos que ha inundado los mercados de renta fija desde marzo de 2015. La institución que preside Mario Draghi sólo ha ofertado por un 10% de una emisión de cédulas hipotecarias de Deutsche Kreditbank, muy por debajo del 20% de lo que ha cubierto en todas las operaciones realizadas desde marzo, de acuerdo con los cálculos de ABN Amro.

Bancos centrales

Los analistas creen que el BCE se está moviendo hacia títulos menos arriesgados dentro de la categoría de grado de inversión.

Cuando el Banco Central Europeo (BCE) comenzó a reducir las compras mensuales de deuda, muchas voces del mercado apuntaron a que los bonos soberanos serían los grandes afectados -ante la dificultad de encontrar títulos elegibles-, en beneficio de los títulos corporativos. La situación, sin embargo, ha sido la opuesta: los hombres de Mario Draghi han ido comprando cada vez menos deuda empresarial.

El ranking del día

Luxemburgo es el país que registra una deuda empresarial más elevada, con un 346% del PIB.

La deuda global de los países se ha venido incrementando año a año desde que estalló la crisis financiera en 2008. Concretamente, ha aumentado en 72 billones de dólares, un 74%, hasta los 169 billones que registraba en la primera mitad de 2017. En ese incremento, la deuda pública ha tenido un peso del 43% y la deuda corporativa un 41%, según un estudio de McKinsey Global Institute en el que analiza la evolución de la deuda (pública, de los hogares y corporativa) desde el año 2000 en 51 países seleccionados.

Renta Fija

La normalización de los tipos de interés meterá presión al creciente mercado global de bonos corporativos.

El cierre del grifo del crédito bancario por la crisis financiera, por un lado, y la política de tipos de interés ultra-bajos de los bancos centrales, por el otro, han creado el cultivo para que la deuda empresarial se haya disparado en 29 billones de dólares en la última década, alimentando los temores del estallido de una burbuja.

Banco de España

La caída se debió al descenso de los préstamos para adquisición de vivienda, que se vio parcialmente compensado por el aumento de los créditos destinados a consumo.

La deuda bancaria de las familias se situó en 2017 en el 61% del PIB, tres puntos porcentuales menos que en 2016 y 24 puntos por debajo de los máximos alcanzados en 2010, de acuerdo con las ‘Cuentas Financieras de la Economía Española’, publicadas hoy por el Banco de España.