Tipos de interés

El giro del BCE aboca a su fin a la era de las rentabilidades negativas de la deuda

La deuda soberana con rendimientos bajo cero cae hasta sus niveles más bajos desde abril de 2019, casi un año antes de la pandemia.

Banco Central Europeo BCE

Sede del Banco Central Europeo (BCE)

La subida de la inflación y la expectativa de subidas de tipos del Banco Central Europeo (BCE) han reducido drásticamente el mercado de deuda pública con rendimientos negativos: la cifra se sitúa por debajo de los cinco billones de euros y supone ya menos de la mitad del total de deuda.

Menos de la mitad del mercado de deuda pública de la zona euro tiene ahora rendimientos por debajo de cero, según datos de Tradeweb recogidos por Reuters. En concreto, el valor de la deuda pública denominada en euros con rendimiento negativo se situaba en torno a los 4,38 billones de euros a finales de enero, frente a los 5,1 billones de euros de finales de diciembre.

La deuda de rendimiento negativo comprendía aproximadamente el 48% de un mercado total de bonos del Estado en un mercado de la zona del euro, que supera los 9 billones de euros según los datos de la plataforma Tradeweb. No solo supone un descenso frente al a casi 56% un mes antes, sino que supone la cuota más baja desde abril de 2019.

Al cierre de 2020, el porcentaje de deuda de los Gobiernos con rendimientos bajo cero llegó a alcanzar el 75%.

El conjunto de bonos corporativos de grado de inversión denominados en euros con rendimiento negativo también se redujo drásticamente en enero, según los datos de Tradeweb. A finales de mes, quedaban 674.000 millones de euros en deuda empresarial en esta situación,  lo que suponía un 18% de un mercado total de 3,7 billones de euros. Se trata del porcentaje más bajo desde mediados de 2020.

Los rendimientos profundamente negativos se han asociado a fuerzas deflacionistas y a la compra agresiva de bonos por parte del BCE para impulsar la inflación a largo plazo. Sin embargo, el récord de la inflación ha llevado al mercado a anticipar que la institución que preside Christine Lagarde acabará subiendo tipos antes de que acabe el año.

Los datos de Traweb son además anteriores a que esta misma semana Lagarde reconociese la preocupación del BCE por el aumento de la inflación e incluso mandase un críptico mensaje que el mercado interpretó como una apertura de puerta al endurecimiento de la política monetaria.

De hecho, la reacción ayer de los mercados fue inmediata. El bund a diez años, que había estado por debajo del cero desde mediados de 2019 hasta mediados de enero, ofrece ya una rentabilidad de un 0,10%. En España el bono de referencia paga ya más del 0,9%.

Más información