El boom de deuda empresarial en EEUU enciende las alarmas de las agencias de rating

Bola del mundo hundiéndose

Crisis económica mundial

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El boom del endeudamiento empresarial en EEUU está sentando las bases para una oleada de impagos. Así lo advierten las principales agencias de calificación, que empiezan a temer la creación de una burbuja que estalle en cuanto vuelvan a subir los tipos de interés.

Las ventas de bonos basura ya han alcanzado los 650.000 millones de dólares este año, según datos de S&P Global Ratings recogidos por Financial Times, lo que las sitúa en la senda de superar los récords históricos de endeudamiento a falta de más de cuatro meses para el año 2021. Tanto los expertos de S&P como los de Moody’s alertan de que la altísima demanda de unos inversores a la caza de activos de mayor rendimiento han dado a las empresas menos solventes acceso a la financiación con condiciones de préstamo laxas.

Aunque esperan que los impagos y las quiebras se mantengan en un nivel bajo en el futuro inmediato, los analistas afirman que el actual acceso fácil a la financiación de las empresas podría estar sentando las bases para una futura crisis de la deuda.

“Es posible que no se produzca en el próximo año o incluso más”, explica a Financial Times Gregg Lemos-Stein, director de análisis de calificaciones corporativas de S&P. “Pero hay claros signos de asunción de riesgos y una gran cantidad de emisiones de menor calificación. Creemos que esto conducirá a niveles elevados de impagos en el futuro”.

Las advertencias contrastan con el actual estado de ánimo alcista de los mercados de crédito corporativo. Tras una grave liquidación al inicio de la pandemia en marzo del año pasado, la Reserva Federal intervino para respaldar los mercados. La actuación del banco central disipó las preocupaciones de los inversores y abrió las puertas a una oleada sin precedentes de captación de fondos por parte de las empresas que aún no ha remitido.

“Evitó una recesión mucho más grave para las empresas, pero la contrapartida es que conduce a un aumento del riesgo y a la posible creación de burbujas de activos”, dijo Lemos-Stein.

Christina Padgett, jefa de investigación y análisis de finanzas apalancadas de Moody’s, señala al diario británico que las esperanzas de recuperación dejan a los mercados de deuda abiertos a la decepción. Además, la posibilidad de que un aumento sostenido de la inflación haga subir los tipos de interés hace que las empresas con deuda a tipo variable sean vulnerables a un aumento de los costes de los préstamos, una amenaza a la que también se enfrentan potencialmente los emisores con deuda a tipo fijo que se va a refinanciar.

“Si se mira hacia adelante, hay muchas más empresas que son frágiles”, advierte. “Han acumulado mucha deuda. ¿Qué pasa si el crecimiento se ralentiza más allá de lo previsto cuando se estructuró ese balance? ¿Y si los tipos reales suben o la inflación sigue siendo más alta de lo que pensamos?”, se pregunta.

“Lo que puede ser manejable teniendo en cuenta las perspectivas actuales podría ser insostenible en un entorno de costes más altos o de menor crecimiento”, concluye Padgett.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA