www.elboletin.com
Edición testing    3 de junio de 2020

Bonos soberanos

Deuda Pública

Los bancos europeos tenían en sus balances bonos soberanos por valor de 1,51 billones de euros.

El círculo vicioso creado entre la deuda soberana y los bancos de cada país fue una de las causas que hace ahora casi una década dejaron al euro al borde del colapso. Y ahora que la economía europea (y mundial) se enfrenta a un reto si cabe mayor por la propagación del coronavirus, los bancos del Viejo Continente se encuentran con sus carteras a rebosar de deuda pública antes incluso de que llegue la ola de emisiones.

Deuda Pública

Estados Unidos, con 17,7 billones de dólares y Japón, con 10,7 billones de dólares acaparan más de la mitad de la deuda soberana mundial.

El endeudamiento soberano global aumentará en 2020 en 8,13 billones de dólares (7,5 billones de euros), un 2,3% por encima del incremento registrado en 2019, hasta alcanzar un volumen de deuda de 52,97 billones de dólares (49 billones de euros) al finalizar el año, un 5% más que en 2019 y un 30% por encima del nivel de deuda de 2015, según las estimaciones de S&P Global Ratings.

Renta Fija

Los países con las economías más dependientes del petróleo o la minería podrían acabar viéndose penalizados en los mercados de renta fija.

La concienciación contra el cambio climático poco a poco va calando en los inversores en renta fija, y podría acabar penalizando a los emisores menos sostenibles. Aunque se suele dar por hecho que esta situación solo afecta al ámbito empresarial, lo cierto es los gobiernos soberanos, a la postre los principales actores del mercado, también tendrán que enfrentarse a esta situación.

Renta Fija

El sector de las utilities, el gran favorecido con casi una cuarta parte de las compras de bonos corporativos.

Las últimas cifras del renovado programa de compra de activos del Banco Central Europeo (BCE), retomado en noviembre, comienzan ya a dar pautas de cómo los hombres de Christine Lagarde se están moviendo en esta segunda ronda. Los analistas ya habían pronosticado que la deuda empresarial ganaría protagonismo, pero sus estimaciones se han quedado cortas: los bonos corporativos han duplicado su peso en el programa, en detrimento de los soberanos.

Renta Fija

En los diez meses en los que el BCE se alejó del mercado de deuda, los gobiernos volvieron a recurrir a los bancos para colocar sus emisiones.

El círculo vicioso creado entre la deuda soberana y los bancos de cada país fue una de las causas que hace ahora casi una década dejaron al euro al borde del colapso. Y los síntomas de que no se hizo caso de la moraleja puede ser una de las razones que han llevado al Banco Central Europeo (BCE) a reiniciar su programa de compra de activos: en efecto, en los diez meses en los que la institución se alejó del mercado de deuda, los bancos se atiborraron con casi 60.000 millones en bonos.

Renta Fija

La rentabilidad del bono a 30 años de EEUU se acerca a los mínimos históricos que marcó durante el referéndum del Brexit.

El miedo a un frenazo de la economía mundial por la guerra comercial entre EEUU y China y las expectativas de unas políticas ultraexpansivas de los bancos centrales han empujado el rendimiento de los bonos soberanos de los mercados desarrollados a niveles nunca vistos. Mientras en EEUU la rentabilidad del bono a 30 años se acerca a los mínimos de la votación del Brexit, en Alemania la curva de rentabilidad por completo se sitúa ya en terreno negativo.

Renta Fija

El bono de referencia español llegó a alcanzar un máximo de un 7,739% en julio de 2012.

El bono español de deuda a diez años ofrecía hoy en el mercado secundario una rentabilidad de un 0,162%, un nuevo mínimo histórico que llega en un momento en que los inversores han vuelto a refugiarse en la renta fija soberana ante la incertidumbre de la política y la economía mundial, y ante las perspectivas además de nuevos estímulos por parte del Banco Central Europeo (BCE).

Renta Fija

El país centroeuropeo ya emitió hace dos años un bono con vencimiento a 100 años, pero los escasos intereses ponen en duda la demanda en esta ocasión.

Austria podría aprovechar la política de tipos ultrabajos e incluso negativos del Banco Central Europeo (BCE) para endeudarse a un plazo de 100 años. No sería la primera vez que el país centroeuropeo emite un bono a un vencimiento tan largo, pero el interés sería en esta ocasión tan bajo que no está claro que encuentre suficiente demanda.

Renta Fija

Los bonos basura en circulación superan los 1,23 billones de dólares, más que duplicando el nivel de hace una década.

Los últimos movimientos de los bancos centrales –con mención especial al Banco Central Europeo (BCE)- han disparado el universo de deuda con rentabilidades negativas hasta cifras nunca imaginadas. Como resultado, los inversores, siempre ávidos de rendimientos, han vuelto su vista hacia los bonos basura, que duplican ya el montante en circulación que había hace una década.

Renta Fija

La continua caída en las rentabilidades de los bonos soberanos europeos deja cada vez menos opciones a los inversores para obtener alguna rentabilidad.

Grecia e Italia. Hasta hace poco dos países en la lista negra de los inversores en deuda soberana europea, solo aptos para aquellos dispuestos a asumir grandes riesgos. Ahora mismo, prácticamente las dos únicas opciones que encuentran si quieren sacar algo de rendimiento a su dinero, después de que incluso la deuda portuguesa haya entrado en varias de sus denominaciones en terreno negativo.

Bancos centrales

Las entidades bancarias de la eurozona tienen en sus balances 1,5 billones de euros en bonos soberanos.

Una de las grandes preocupaciones del Banco Central Europeo (BCE) durante lo peor de la crisis del euro fue el círculo vicioso que se había creado entre la deuda soberana y los bancos. Por eso, ahora que los hombres de Draghi ultiman una nueva ronda de crédito barato para la banca, llama la atención que las carteras de bonos gubernamentales de las entidades hayan vuelto a crecer de nuevo.

Renta Fija

El miedo a la desaceleración económica lleva a los inversores a buscar refugio en los bonos soberanos, aunque los expertos descartan una recesión de momento.

La semana pasada, el Tesoro alemán colocó bonos a diez años con rentabilidades negativas por primera vez desde 2016. Lo que hace tanto tiempo era una rareza, hoy supone casi una nueva normalidad si se tiene en cuenta que hasta un 47% de la deuda soberana de la eurozona se encuentra en esta situación, entre el temor de los inversores por los síntomas de desaceleración de la economía.

Renta Fija

Los analistas dan casi por descontada una rebaja de tipos de la Fed a finales de año, seguida de otro recorte en 2020.

Los temores a una desaceleración económica que obligue a los bancos centrales a bajar aún más los tipos de interés –en los casos en los que tengan margen de maniobra- se deja notar en los mercados de renta fija, donde los rendimientos de los bonos soberanos se encuentran en sus niveles más bajos en años.

Deuda Pública

La deuda soberana de los países de la OCDE alcanzará un nuevo récord de 11 billones en 2019, por encima del alcanzado tras la crisis financiera.

La deuda pública, alimentada en buena parte por las políticas de compras de activos de los bancos centrales, empieza a encender todas las alarmas. El último aviso ha llegado de la mano de la OCDE, que en un reciente informe señala que los préstamos brutos de los gobiernos de los países desarrollados alcanzarán un récord en 2019 de 11 billones de dólares, por encima de los 10,9 billones del anterior techo, alcanzado en 2010 a raíz de la crisis financiera.

Bolsa

Red Eléctrica, Bankinter y Dia son las tres compañías del Ibex que mejor se han comportado en el inicio del mes.

El desafío de Italia a Bruselas y la escalada de la rentabilidad de los principales bonos soberanos, especialmente el estadounidense, ha lastrado esta semana la cotización de los mercados europeos, una tendencia de la que no se ha librado el Ibex 35. El selectivo español terminó la última semana de septiembre con una caía de algo más del 2% y cerró el viernes con un retroceso superior al punto porcentual.