Currently set to Index
Currently set to Follow

China aprovecha la generosidad del BCE para preparar una emisión de deuda en euros

China

China

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

¿Y si pedir prestado en una moneda extranjera te saliese más barato que en tu propia divisa? En una situación similar se encuentra China, que prepara una emisión de deuda denominada en euros apenas unas semanas después de que ya realizase una colocación de bonos denominados en dólares.

El Gobierno chino, a través del Ministerio de Finanzas, ha contratado a una flota de bancos para una emisión de bonos soberanos denominados en euros por valor de 4.000 millones de euros en Hong Kong. Entre estas entidades se encuentran Bank of China, Bank of Communications y el China International Capital Corp, pero también gigantes bancarios extranjeros: Bank of America, Credit Agricole, Deutsche Bank, Goldman Sachs, HSBC, JPMorgan, Societe Generale, Standard Chartered y UBS.

La hoja de términos dice que la emisión está sujeta a las condiciones del mercado, según recoge Reuters. La intención del Gobierno es emitir bonos en euros a tres, siete y 12 años en Hong Kong, por un valor combinado de 4.000 millones de euros, el 10 de noviembre.

Beijing considera que la emisión de bonos soberanos en el extranjero puede ayudar a construir una referencia de precios para la emisión de bonos corporativos chinos en el extranjero, y ayudar a China a integrarse más estrechamente en el sistema financiero mundial. Además, el lanzamiento de la venta de bonos soberanos en Hong Kong también podría reforzar el estatus de centro financiero global de la ciudad.

La propuesta de venta de bonos en euros se produce después de que China anunciara el 20 de octubre que había completado con éxito la emisión de bonos soberanos por valor de 4.000 millones de dólares en Hong Kong.

China ya realizó ventas de bonos similares el año pasado y en 2019, cuando por primera vez vendió deuda pública denominada en euros en 15 años. La emisión del año pasado fue además un éxito, ya que el gigante asiático en el tramo a cinco años colocó la deuda con rentabilidades negativas por primera vez en su historia. Y es que mientras el Banco Popular de China tiene los tipos de interés en el 3,85%, en la eurozona el Banco Central Europeo (BCE) son del 0%, por lo que la integración en los mercados internacionales también sale ventajosa para el gigante asiático desde el punto de vista puramente financiero.

No obstante, la emisión llega en un momento complicado para China, con la ralentización de la economía con los problemas de la cadena de suministros, la crisis de la energía y el covid sumándose además a las dudas que ha generado el caso de la inmobiliaria Evergrande.