www.elboletin.com
Edición testing    20 de julio de 2019

Bonos corporativos

Renta Fija

Los bonos basura en circulación superan los 1,23 billones de dólares, más que duplicando el nivel de hace una década.

Los últimos movimientos de los bancos centrales –con mención especial al Banco Central Europeo (BCE)- han disparado el universo de deuda con rentabilidades negativas hasta cifras nunca imaginadas. Como resultado, los inversores, siempre ávidos de rendimientos, han vuelto su vista hacia los bonos basura, que duplican ya el montante en circulación que había hace una década.

Renta Fija

Un informe de la OCDE avisa de que el mercado de deuda empresarial se enfrenta a una oleada de ‘defaults’ mayor que la de la crisis si se produce una nueva recesión.

La acumulación de deuda sigue encendiendo todas las alarmas. La última advertencia llega de la mano de la OCDE, que en un reciente informe alerta de que los bonos corporativos en circulación alcanzaban a cierre de 2018 una cifra de 13 billones de dólares, el doble de lo que había una década antes. Y ello pese a que el año pasado se frenó en seco la emisión, con las empresas dirigiéndose a la también arriesgada práctica de los préstamos apalancados. El resultado es que en caso de recesión, los efectos serán mayores que los experimentados en la crisis financiera.

Renta Fija

A pesar de la avalancha de emisiones de bonos corporativos, el BCE apenas está reinvirtiendo la deuda que va venciendo.

Con el cierre de 2018, el Banco Central Europeo (BCE) dejó de comprar deuda nueva en los mercados de renta fija, poniendo fin a unos años en los que se convirtió en el tutor de los mercados. El movimiento estaba previsto desde hacía meses, pero con lo que no contaban los mercados era con que los hombres de Draghi se tomasen tan pocas prisas en reinvertir los bonos vencidos, especialmente los corporativos.

Renta Fija

La falta de liquidez y las subidas de tipos de interés ponen bajo presión a unos títulos que se han disparado durante la última década.

Tipos de interés en aumento y un mercado de escasa liquidez componen la amenaza que se cierne sobre la deuda empresarial estadounidense con grado de inversión, aquella que en principio debería ser más segura. Casi la mitad de los bonos están sólo a un paso del ‘bono basura’ y cada vez son más las alarmas que empiezan a encenderse.

Deuda empresarial

La emisión total de bonos corporativos, incluyendo grado de inversión y ‘bonos basura’, ha alcanzado una cifra de 1,34 billones de dólares en 2018.

El fin de la era del dinero barato toca a su fin, y la resaca promete ser fuerte. Mientras las bolsas se encaminan a su peor año en una década, en los mercados de renta fija hay otros síntomas igual de preocupantes: la emisión de bonos corporativos a escala mundial se redujo a su nivel más bajo en siete años durante este 2018. Detrás de este frenazo se encuentran las subidas de tipos, la retirada de los estímulos de los bancos centrales y la creciente preocupación por el excesivo endeudamiento.

Deuda empresarial

Desde junio de 2016, el BCE ha adquirido unos 180.000 millones de euros en deuda empresarial con grado de inversión.

El Banco Central Europeo (BCE) finalizó ayer oficialmente el agresivo programa de compra de activos con el que ha tutelado el mercado durante los últimos años tras adquirir 2,6 billones de euros en bonos. De esta cifra, unos 180.000 millones de euros se corresponden a deuda empresarial, que los hombres de Draghi empezaron a comprar en junio de 2016, y empresas e inversores se encuentran ahora ante el reto de volver a la normalidad.

Banco Central Europeo

Los inversores temen una avalancha de ventas en la renta fija empresarial propiciada por el fin del estímulo del BCE.

Con la llegada de 2019, el Banco Central Europeo (BCE) se retirará del mercado de deuda empresarial, que ha estado tutelando durante los últimos años. Desde junio de 2016, la institución que preside Mario Draghi ha acumulado 175.000 millones de euros en bonos corporativos, una red de seguridad con la que dejarán de contar unos inversores cada vez más temerosos de un cambio en el ciclo crediticio al que se suman las tensiones por la situación de Italia.

Bonos verdes

El BCE tiene en su balance unos 6.000 millones de euros en bonos verdes, aproximadamente un 4% de las tenencias totales dentro del programa de compra de activos.

Los bonos verdes, entendidos como aquellos que se destinan exclusivamente a financiar o refinanciar proyectos verdes elegibles, no están fuera del radar del Banco Central Europeo (BCE) y su agresivo programa de compra de bonos, que finalizará este año. De hecho, la institución que preside Mario Draghi se ha hecho con casi un 20% de los ‘bonos verdes’ elegibles para su compra.

Bancos centrales

Los analistas creen que el BCE se está moviendo hacia títulos menos arriesgados dentro de la categoría de grado de inversión.

Cuando el Banco Central Europeo (BCE) comenzó a reducir las compras mensuales de deuda, muchas voces del mercado apuntaron a que los bonos soberanos serían los grandes afectados -ante la dificultad de encontrar títulos elegibles-, en beneficio de los títulos corporativos. La situación, sin embargo, ha sido la opuesta: los hombres de Mario Draghi han ido comprando cada vez menos deuda empresarial.

Renta Fija

La normalización de los tipos de interés meterá presión al creciente mercado global de bonos corporativos.

El cierre del grifo del crédito bancario por la crisis financiera, por un lado, y la política de tipos de interés ultra-bajos de los bancos centrales, por el otro, han creado el cultivo para que la deuda empresarial se haya disparado en 29 billones de dólares en la última década, alimentando los temores del estallido de una burbuja.

Renta Fija

La semana pasada, la rentabilidad del bono estadounidense a diez años del Tesoro subió por encima del 3%, su nivel más alto desde 2011.

Los bonos corporativos estadounidenses de alta calidad han registrado su peor comienzo de año en dos décadas, en un entorno en el que los tipos de interés han subido y las empresas han seguido acudiendo a los mercados de capitales en números significativos.

Renta Fija

El banco central ha comprado de media unos 6.800 millones de euros al mes en bonos corporativos desde que se inició el programa en junio de 2016.

Hace prácticamente dos años, el 10 de marzo de 2016, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, sorprendía al mercado al anunciar que a partir de junio de ese año la institución empezaría a comprar no sólo deuda soberana, sino también bonos corporativos. Ahora, cuando las señales apuntan a una retirada del programa, la duda es cómo afectará esta retirada a los mercados.

Deuda empresarial

El fabricante del iPhone ha reducido la adquisición de deuda empresarial para repatriar su efectivo a EEUU.

Apple podría desatar un terremoto en el mercado de bonos corporativos, causando un impacto en los costos de endeudamiento de las empresas. La compañía de la manzana mordida, líder de inversión en estos títulos, está empezando a reducir la compra de deuda empresarial con su efectivo en el extranjero a medida que se prepara para repatriar dinero a EEUU.

Bancos centrales

La mitad de las compras de bonos realizadas por el BCE la última semana se correspondió a títulos corporativos.

¿Un cambio de rumbo a favor de las empresas? Las últimas cifras publicadas por el Banco Central Europeo (BCE) dan a entender que los bonos corporativos podrían estar ganando ya protagonismo en el programa de compra de los hombres de Mario Draghi, en un momento en que desde Alemania vuelven a deslizarse críticas sobre la adquisición de títulos de los países más endeudados.

Mifid II

La negociación de bonos soberanos se desplomaba un 24,5% en la mañana del miércoles respecto a la media de los últimos 30 días.

Negociación extremadamente baja en los mercados de renta fija europeos durante la mañana de hoy, mientras los inversores se ajustan a la reorganización regulatoria que supone la entrada en vigor de la Directiva Europea de Mercados e Instrumentos Financieros, más conocida como Mifid II.