www.elboletin.com
Edición testing    20 de agosto de 2019

Mario Draghi

Bancos centrales

El BCE implanta un objetivo de inflación “simétrico” y estudiará medidas para paliar los efectos de los tipos negativos en la banca.

En su reunión de hoy, el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha decidido de momento mantener los tipos de interés, aunque allanando el camino para después del verano acometer futuros recortes y nuevas compras de activos. No obstante, durante su comparecencia, el presidente Mario Draghi ha aclarado que en la cita de hoy no se ha discutido ningún recorte y que, de cara al futuro, la institución estudiará medidas para “paliar” los efectos que los tipos negativos tienen sobre los márgenes de la banca.

Bancos centrales

Los expertos esperan que el BCE prepare el terreno para nuevos recortes de tipos en septiembre, con medidas paliativas para la banca.

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) celebra hoy una reunión de política monetaria en la que se espera que la institución deje todo preparado para un nuevo recorte de tipos en septiembre, en el que se ahondaría en el tipo de depósito negativo. Esta situación podría añadir más presión sobre unos bancos que se han lamentado amargamente de la situación, por lo que cada vez más los expertos esperan que los hombres de Draghi introduzcan alguna medida paliativa.

Bancos centrales

La medida “contribuiría a un mayor anclaje de las expectativas de tipos de interés ‘más bajos por más tiempo’”, avisa Antoine Bouvet, estratega senior de tipos de ING.

A pesar de toda la batería de medidas puestas sobre la mesa, el Banco Central Europeo (BCE) se ha mostrado incapaz en los últimos años de cumplir su objetivo de inflación, que pasa por una tasa ‘justo por debajo del 2%’. La solución podría ser tan sencilla como cambiar el objetivo mismo, una medida que los hombres de Mario Draghi estarían estudiando y que tendría efectos “significativos” en los mercados.

Bancos centrales

Los analistas aclaran que se trata de una opción remota que solo llegará si la economía empeora mucho.

¿Y si el Banco Central Europeo (BCE) diese un paso más y no se limitase a adquirir bonos, sino que también comprase acciones? Las últimas intervenciones de Mario Draghi abriendo la puerta al regreso del programa de compra de activos han vuelto a alimentar uno de los rumores más recurrentes en los mercados durante los últimos años. No obstante, los analistas aclaran que a día de hoy se trata de una opción remota.

Bancos centrales

El BCE, preparado para profundizar en los tipos negativos mientras la Reserva Federal se encamina a su primer recorte en el precio del dinero de la última década.

La Reserva Federal se encamina a su primer recorte de tipos de interés en más de una década, y a este lado del Atlántico el Banco Central Europeo (BCE) se prepara para profundizar en los tipos negativos y reanudar las compras de bonos. Los movimientos de los dos grandes bancos centrales podrían acabar derivando en una guerra de divisas que el presidente de EEUU, Donald Trump, ha alimentado con sus habituales y polémicas manifestaciones a través de Twitter.

Bancos centrales

Los expertos anticipan un recorte de tipos del BCE en septiembre y un nuevo programa de compra de bonos a finales de año.

Los días de Mario Draghi al frente del Banco Central Europeo (BCE) llegan a su fin, pero el banquero central italiano aún no ha dicho su última palabra, según consideran los analistas, que apuestan por que la institución baje tipos antes del desembarco de Christine Lagarde; movimiento que a su vez servirá de anticipo para un nuevo programa de compra de bonos.

Los periódicos digitales

El interés de los nuevos depósitos a empresas se duplicó durante el mes de mayo, pasando del 0,22% al 0,47%.

En pleno debate de si los bancos deben cobrar a sus clientes por los depósitos, elconfidencial.com hace notar que la banca paga 10 veces más a las empresas que a las familias por sus depósitos.

Bancos centrales

Los analistas de ABN Amro auguran dos recortes en el tipo de depósito entre este año y principios del que viene.

El 31 de octubre el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, dejará su cargo en manos de Christine Lagarde, en un relevo que el mercado no espera que sea nada traumático. El banquero italiano había dejado bien atada por un tiempo su política monetaria ultra-acomodaticia, y en todo caso la elección de la política francesa parece una apuesta clara para continuar con el rumbo fijado. La pregunta que se hacen los expertos es más bien: ¿hasta dónde pueden llegar los tipos negativos?

Bancos centrales

El presidente de EEUU nomina a dos defensores de las bajas de tipos para ocupar asientos en la Reserva Federal.

Hace apenas unos días, el presidente de EEUU, Donald Trump, apostaba por tener al frente de la política monetaria estadounidense al presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, en vez de a Jerome Powell. Pero sin llegar tan lejos como para reventar el mercado de fichajes como si de fútbol se tratase, Trump parece conformarse por ahora con rodear a Powell de personas más afines a su visión, es decir, a bajar los tipos de interés cuanto antes.

BCE

Los estatutos del BCE precisan que el presidente de la institución debe contar con “reconocido prestigio y experiencia profesional en asuntos monetarios o bancarios”.

El nombramiento de Christine Lagarde al frente del Banco Central Europeo (BCE) ha causado no poca sorpresa en determinados círculos económicos teniendo en cuenta no ya su nula experiencia como banquera central -Luis de Guindos tampoco la tenía- sino algunos líos con la justicia que en su momento ya hicieron que se cuestionara su presencia en el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Bancos centrales

Al igual que el vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, la futura nueva presidenta de la institución carece de experiencia en banca central.

El desembarco de Christine Lagarde al mando del Banco Central Europeo (BCE) para sustituir a Mario Draghi podría augurar un tipo de liderazgo diferente al frente de la institución monetaria, según señalan los analistas.

Bancos centrales

El margen de maniobra en las compras de deuda soberana es muy escaso, pero en el ámbito empresarial es mucho más amplio.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, afronta sus últimos meses al frente de la institución, pero todavía no ha dicho su última palabra. Junto a nuevos recortes de tipos, ahondando en el terreno negativo, los mercados apuestan por una nueva puesta en marcha de las compras de activos que esta vez deberá centrarse en la deuda empresarial. Y por primera vez la institución podría comprar directamente bonos bancarios.

Renta Fija

Los bonos basura en circulación superan los 1,23 billones de dólares, más que duplicando el nivel de hace una década.

Los últimos movimientos de los bancos centrales –con mención especial al Banco Central Europeo (BCE)- han disparado el universo de deuda con rentabilidades negativas hasta cifras nunca imaginadas. Como resultado, los inversores, siempre ávidos de rendimientos, han vuelto su vista hacia los bonos basura, que duplican ya el montante en circulación que había hace una década.

Bancos centrales

Draghi da una nueva vuelta de tuerca 'dovish' al BCE en sus últimos meses al frente de la institución.

Mario Draghi abandonará la presidencia del Banco Central Europeo (BCE) el próximo 31 de octubre, y su sucesión se ha convertido en uno de los punto clave que podrían mover los mercados en los próximos meses; más si cabe tras las últimas intervenciones del banquero italiano, abriendo la puerta a nuevos estímulos y recortes de tipos, y que han recibido incluso la contestación del presidente de EEUU, Donald Trump.

Bancos centrales

El finlandés Olli Rehn señala que la institución está preparada para volver a actuar si la situación económica europea empeora.

El Banco Central Europeo (BCE) podría recortar aún más los tipos de interés y reanudar las compras netas de activos si la situación económica de la eurozona empeora. Así lo ha asegurado Olli Rehn, gobernador del Banco de Finlandia y uno de los candidatos que suenan para suceder a Mario Draghi cuando deje la presidencia de la institución en octubre.