Rajoy no se conforma con la dimisión ‘a medias’ de Cifuentes y exige una ruptura total con el PP

Mariano Rajoy y Cristina Cifuentes
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Borrón y cuenta nueva. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quiere que el Partido Popular abra una “nueva etapa” en la Comunidad de Madrid tras la dimisión este mediodía de Cristina Cifuentes como jefa del Ejecutivo autonómico en plena polémica por su máster y después de publicarse un vídeo sobre un robo en un supermercado en 2011. Para ello, además de su renuncia al frente del Gobierno regional, Génova quiere que se despida también de la Presidenta del PP de Madrid. Algo a lo que, al igual que al escaño, se aferra.

La dimisión ‘a medias’ anunciada por la popular madrileña no convence a la dirección nacional del partido, que pide más. El entorno de Rajoy sostiene que debe dejar también de controlar al PP regional. No puede continuar más tiempo, afirman altos cargos de la formación conservadora tras el paso dado por Cifuentes. Solo de esta manera podrán vender el inicio de la “nueva etapa” a la que ha hecho referencia Rajoy en los pasillos del Congreso.

Génova, por el momento, evita trasladar este mensaje en público a Cifuentes. “Vamos a esperar, vamos a tomar un tiempo de tranquilidad”, ha respondido el coordinador general del PP, Fernando Martinez-Maillo, preguntado sobre si la expresidenta regional seguirá estando al frente del PP de Madrid. “Vamos a tomarnos un tiempo”, ha insistido. Y es que, la dirección nacional no quiere que este asunto se convierta en un nuevo culebrón mediático.

Mientras tanto la propia Cifuentes ha enviado un mensaje a los diputados del PP en la Asamblea en el que les comunica su decisión de presentar su dimisión para “impedir que se cumpliera la amenaza de Ciudadanos” de que haya un “gobierno de la izquierda radical en Madrid”. Una renuncia que ella misma iba a anunciar el Dos de Mayo tras los actos institucionales que están previstos con motivo de la fiesta de la Comunidad, pero que “se ha precipitado ante el nuevo capítulo de esta campaña sin precedentes de linchamiento, acoso y derribo sobre mi persona”.

Tras agradecer el apoyo prestado Cristina Cifuentes se muestra “segura» de que seguirá «teniendo como presidenta del partido en Madrid” el respaldo de sus compañeros de filas. Lo que choca precisamente con los planes de Génova.

Asimismo, mantendrá su escaño en el Parlamento madrileño. Pero esto no preocupa tanto a la cúpula del partido, que prioriza que deje de controlar el PP regional a que abandone el grupo parlamentario o renuncie a su acta. En los pasillos del Congreso ya hay voces que apuntan que su imputación por el ‘caso Púnica’ puede ser cuestión de semanas. El tiempo dirá.

Dimisión “inevitable” y “obligada”

Las reacciones en las filas del Partido Popular tras la dimisión de Cifuentes no se han hecho esperar. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha sostenido que era “inevitable” que diese este paso. “Es una decisión correcta, proporcionada e inevitable. Celebro que sea así”, ha asegurado en declaraciones a los medios, según Europa Press. Y es que, en su opinión, “a veces se cometen errores y esos errores tienen una trascendencia pública” y “los políticos sabemos que errores que en la vida privada son errores difíciles de justificar, en la vida pública son absolutamente injustificables”.

Por su parte, el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, también ha defendido que se trata de una decisión “obligada” ante las informaciones de las últimas semanas. “La información es la información”, ha reconocido el veterano dirigente popular.