Currently set to Index
Currently set to Follow

Estanflación, ¿el elefante en la habitación de la economía mundial?

Bola del mundo hundiéndose

Bola del mundo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Estanflación: dícese de la situación que combina un estancamiento de la economía –con efectos sobre el empleo- con una subida de la inflación. Hasta hace poco parecía improbable que las economías europeas pudiesen dirigirse hacia este punto, pero la fuerte subida en los precios de la energía, combinado con el aumento de los contagios en países como Alemania o Austria empieza a hacer que el debate no pueda ignorarse.

La subida en los precios del gas, unida a los cuellos de botella en la cadena de suministros, han disparado la inflación de la eurozona hasta máximos de 2008. Y aunque el Banco Central Europeo (BCE) mantiene que la situación es transitoria, sí comienza a reconocer que esta transitoriedad durará más de lo que inicialmente se había previsto.

En este entorno, comienza a resurgir el temor a la estanflación, un período de alta inflación sin crecimiento económico, similar a la situación que vivimos en la década de 1970. “Pero, ¿hay fundamentos que apoyen este temor?”, se pregunta François Rimeu, estratega senior de La Française AM.

De acuerdo con este experto, la tasa de inflación debería alcanzar el 4,25% a finales de año en la eurozona. Una vez más, esto se verá impulsado por un aumento del precio del barril de petróleo, así como por un incremento significativo de los precios del gas y la electricidad. “Mientras que la cuestión del petróleo es esencialmente un problema de demanda, el mercado del gas está sufriendo graves problemas de suministro debido a las disputas entre Rusia y la Unión Europea sobre el gasoducto Nord Stream 2”.

No obstante, a diferencia de EEUU, la inflación de los bienes está más contenida, “lo que debería permitir que la inflación en Europa caiga más rápido”.

En términos de crecimiento, “se espera que el crecimiento real en 2022 supere el crecimiento potencial en más de un 4% (fuente: Bloomberg)”, apunta Rimeu. Sin embargo, “esta cifra podría revisarse a la baja debido al impacto negativo del aumento de los precios del gas sobre el crecimiento”. Para el experto, “podría darse un escenario de estanflación si los precios del gas siguieran subiendo, pero para ello sería necesario que la situación se prolongara durante varios trimestres, lo que en la actualidad parece poco probable”.

Sin embargo, otro factor se ha puesto en la mesa recientemente. El aumento de los contagios del Covid-19 en buena parte de Europa. Países como Alemania anuncian nuevas restricciones económicas para los no vacunados, mientras que Austria ha ido más allá: no solo ha anunciado que la vacunación será obligatoria, sino que ha decretado un confinamiento estricto tanto para vacunados como para no vacunados, que tendrá un inevitable efecto en la economía.

La medida ha tomado por sorpresa a los mercados. En un informe de 72 páginas sobre 2022 publicado esta semana, UBS Global Wealth Management afirmaba que su escenario central es que la actual ola de la pandemia “no se intensifique hasta el punto de que se requieran nuevos cierres”. El informe se publicó apenas un día antes de que Austria anunciase sus restricciones.

En el mismo sentido, en una encuesta realizada esta semana por Bank of America, los gestores de fondos consideraron que el Covid-19 es sólo el quinto mayor riesgo de cola, y sólo el 5% expresó su preocupación por su posible impacto en los mercados. La inflación, las subidas de tipos de los bancos centrales, el estancamiento del crecimiento chino y las burbujas de activos encabezaban la lista.