El Sabadell afronta el último ERE tras haber recortado un 25% la plantilla desde la crisis financiera

Banco Sabadell

Banco Sabadell. Autor: Jaime Pozas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El expediente de regulación de empleo (ERE) puesto sobre la mesa por Banco Sabadell es solo el penúltimo ajuste de empleo acometido por el sector bancario desde que estalló la crisis financiera allá por 2008. Aunque la entidad que preside Josep Oliu no ha sido ni de lejos la que más ha metido la tijera en este tiempo, aun así afronta la nueva negociación habiendo adelgazado un 25% su plantilla respecto al número de trabajadores con los que contaban los bancos que ahora lo componen.

El Sabadell negocia con los sindicatos un ERE para 1.900 trabajadores, que vendrá acompañado del cierre de 320 sucursales. Este ajuste supone un recorte de aproximadamente un 12,5% de la plantilla teniendo en cuenta que en diciembre del año pasado el banco contaba con unos 15.000 trabajadores.

Lo cierto es que la entidad no ha sido una de las que más han recortado empleo en la última década a pesar de haber absorbido entidades en problemas como la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), pero el cuadro desde 2008 arroja todavía la destrucción de 4.748 empleos, un 24,1% de los trabajadores, según cálculos de CCOO.

En concreto, el Sabadell contaba en 2008 con 10.272 empleado (incluyendo a Banco Urquijo), a los que se sumaron otros 7.171 de la CAM, 1.268 de Banco Guipuzcoano y 994 de Banco Gallego. En conjunto, los bancos que conformaban lo que ahora es el Banco Sabadell alcanzaban una plantilla conjunta de 19.704 empleados, frente a los 14.957 en diciembre de 2020.

La entidad catalana, ahora con sede en Alicante, había evitado hasta el momento realizar grandes ajustes a través de ERE, prefiriendo optar por medidas como las prejubilaciones pactadas el año pasado. De hecho, el único ERE hasta el momento había sido el acometido en 2021 tras la absorción de la CAM, que supuso la salida de 1.250 empleados.

La llegada de César González Bueno a los mandos parece, sin embargo, haber provocado un cambio de política en este aspecto. El banco pretende recortar ahora 1.900 puestos de trabajo a través de un ERE que ha sido muy criticado por los sindicatos, que abogan por las prejubilaciones. Según cálculos de CCOO, hay unos 2.000 trabajadores de más de 55 años, lo que podría facilitar el ajuste junto a salidas incentivadas y otras medidas como el teletrabajo.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA