Casado convoca a los barones a Génova en plena crisis del PP y excluye a Ayuso

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, en una imagen de archivo. (Foto: Congreso)

Nuevo capítulo en la batalla desatada en el PP. El líder de los populares, Pablo Casado, ha convocado para este miércoles por la tarde al Comité Autonómico en Génova. Se verá así las caras con los presidentes regionales del partido. Entre ellos estará Alberto Núñez-Feijóo, pero no Isabel Díaz Ayuso. Esta última está al frente del Ejecutivo madrileño, pero no del partido en la comunidad. Casado da este paso tras enrocarse y negarse ayer a dimitir.

La cita en la sede nacional se producirá después de que este lunes, tras una larga y tensa reunión, anunciara que la próxima semana se reunirá la Junta Directiva Nacional, que es el máximo órgano entre congresos. En su mano está la posibilidad de convocar un cónclave extraordinario. Algo que en los últimos días han exigido dirigentes del PP.

“Urge que se apruebe en ella la convocatoria inmediata de un Congreso extraordinario con una única candidatura de unidad, que devuelva la ilusión a todos los militantes y votantes del PP”. Así lo defendía esta misma mañana Carlos Iturgaiz, presidente del PP vasco en su cuenta de Twitter.

La división en el seno del partido es total. Incluso, en el núcleo duro de Casado. Varios dirigentes defendieron ayer la necesidad de solucionar ya la crisis en la que está sumida la formación a través del mencionado cónclave. También pedían que rodaran cabezas. En concreto, la de Teodoro García Egea, a quien culpan de esta crisis. Frente a esto, la postura del líder del PP ha sido la de ganar tiempo. Se niega a dimitir y quiere medir sus apoyos de cara a un posible congreso.

Antes de su cita en Génova con los líderes autonómicos Pablo Casado acudirá a la sesión de control al Gobierno en el Congreso. Muchas miradas estarán puestas en la Cámara ya que en los últimos días no se le ha podido ver en público desde que se desató esta pugna interna. Si no hay cambio de última hora el popular hará a Pedro Sánchez la siguiente pregunta: “¿Cuánto más está dispuesto a ceder a sus socios independentistas para seguir en La Moncloa?”

Mientras tanto, Ayuso sigue presionando. “Me han robado la presunción de inocencia, a mi familia el anonimato y a mi equipo tantas horas de trabajo honrado y serio”, ha criticado en su cuenta de Twitter. Según ha avisado, “no dejaré de trabajar para que la Comunidad de Madrid siga arriba y mi partido en Madrid se renueve desde los cimientos”. Un claro mensaje a Génova.