Guerra en el PP

Casado se niega a dimitir, gana tiempo y medirá sus apoyos en una junta directiva

El líder del PP anuncia para la próxima semana una reunión de la Junta Directiva Nacional, el órgano que puede convocar un congreso extraordinario.

Pablo Casado

El líder del PP, Pablo Casado, se niega a dimitir pese a las presiones en el seno del partido para que tire la toalla tras el choque con Isabel Díaz Ayuso. Se resiste a dejar el poder. En su lugar, el popular gana tiempo y ha convocado para la próxima semana una reunión de la Junta Directiva Nacional, máximo órgano entre congresos del partido. Casado busca así medir sus apoyos en la crisis que ha puesto en jaque su liderazgo.

 

Tras una tensa y larga reunión en Génova con su núcleo duro, el líder del Partido Popular ha decidido aguantar, por lo menos, una semana más. Según han anunciado fuentes de la formación, el próximo lunes 28 de febrero se reunirá la Junta Directiva Nacional, compuesta por más de 400 cargos. Un órgano que tiene en su mano la posibilidad de convocar un congreso extraordinario, algo que han reclamado numerosos dirigentes en las últimas horas.

Según los Estatutos del PP, para que haya un cónclave extraordinario lo debe aprobar la Junta Directiva por la mayoría de dos tercios de sus componentes. Asimismo, el plazo mínimo entre la fecha de la convocatoria y la de celebración del mismo será de mes y medio. No obstante, puede verse reducido “en casos de excepcional urgencia” a tan solo 30 días.

La decisión se ha conocido tras un fin de semana para olvidar para Casado y los suyos. El sábado tuvo que recular ante la presidenta de la Comunidad de Madrid. El líder de los populares dio por buenas las explicaciones de Ayuso sobre el pago que recibió su hermano por la adjudicación de un contrato en torno a la compra de unas mascarillas. Génova cerrará de esta manera el expediente abierto a la dirigente autonómica. ¿El objetivo? Tratar así de sofocar el incendio desatado en las filas del partido, tal y como le habían aconsejado algunos barones. Pero no lo logró.

Tal y como informó la dirección nacional Casado convocó a Ayuso a una reunión la tarde del viernes en la sede nacional para intentar firmar la paz. Sin embargo, según señalaban el sábado desde el entorno de la jefa del Ejecutivo madrileño, la cita resultó “infructuosa”. Pese a ello, Génova anunciaba que daba por bueno lo dicho por la presidenta de la Comunidad en torno a su hermano. Tal es así, que concluirá “satisfactoriamente” el expediente informativo abierto a Ayuso tras haber aportado la información sobre los contratos sanitarios durante la pandemia.

Un día después, el domingo, miles de partidarios de la dirigente madrileña clamaban contra Casado a las puertas de la sede del PP. Una manifestación que acaparó todos los focos y que aumentaba, todavía más, la presión sobre el popular.

“Decisiones urgentes”

Este lunes el pulso ha ido a más y numerosos cargos de relevancia han reclamado al líder de la formación que actuara. Que tomara “decisiones drásticas” y “urgentes”. Entre estas voces, la del presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, que ha reclamado a su jefe de filas que haga frente a la situación. “Las decisiones hay que tomarlas cuando es imprescindible hacerlo y en mi opinión es imprescindible hacerlo”, ha afirmado. Según ha remarcado, “serán decisiones que no serán fáciles, complejas, pero creo que deben ser urgentes porque el PP es la única alternativa a un muy mal Gobierno”.

Isabel Díaz Ayuso, por su parte, también ha exigido que rueden cabezas y un “giro absoluto” del partido “por el bien de España”. “La situación es insostenible, cada día que pasa vamos a peor, nos vamos desintegrando”, ha asegurado además de abrir la vía a la celebración de un congreso extraordinario en el partido. Y es que, pocos defienden esperar en esta situación al cónclave previsto para julio.

Junto a ambos, toda una serie de responsables autonómicos del PP, que secundan sus palabras.

La Junta Directiva Nacional está integrada, además de por los miembros del Comité Ejecutivo, por los diputados, senadores y parlamentarios europeos de la formación, los presidentes autonómicos, provinciales e insulares y alcaldes, entre otros.

A vueltas con el día de la reunión

Desde Génova se apuntó nada más terminar la reunión de Casado con su núcleo duro que la Junta Directiva Nacional tendría lugar el lunes. Sin embargo, la fecha podría cambiar. Y es que, a Juanma Moreno no le ha gustado nada el día elegido. El presidente de Andalucía ha mostrado su malestar al coincidir con el día de esta región. “No es acertado hacernos elegir entre el día de nuestra comunidad y la asistencia a un órgano del PP”, ha afirmado en su cuenta en Twitter.

Más información