Currently set to Index
Currently set to Follow

Aviso de los expertos: el BCE no tiene armas para luchar contra la actual inflación

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, y el vicepresidente, Luis de Guindos

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, y el vicepresidente, Luis de Guindos. Autor: BCE

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La inflación de la eurozona sigue desbocada en máximos de más de una década mientras el Banco Central Europeo (BCE) reitera su mensaje –cada vez con la boca más pequeña- de que la situación será transitoria y no habrá subidas de tipos de interés. Sin embargo, algunos economistas empiezan a apuntar que quizás el enfoque es diferente: simplemente la institución no tiene armas para luchar contra los factores detrás de la subida de los precios.

“No hay mucho que el BCE pueda hacer para evitar el aumento de los precios de la energía y los cuellos de botella en el suministro a corto plazo”, señalan los analistas de Oxford Economics. No obstante, estos expertos creen que el fortalecimiento de la inflación subyacente, junto con la sorpresa positiva del PIB del tercer trimestre, “añaden presión al BCE tras su reunión ‘hawkish’ de octubre”.

“La inflación ha llegado para quedarse y las autoridades tanto políticas como monetarias carecen de extintor”, sentencia Olivier de Berranger, director de gestión de activos en La Financière de l’Echiquier (LFDE). “La inflación no se deja controlar fácilmente, ni al alza ni a la baja, ya que la economía no es una mecánica simple. Es más bien un organismo dotado de sus propias dinámicas sobre el que no se puede actuar con un simple giro del grifo monetario. En resumidas cuentas, un organismo político en su sentido pleno, y no solo una cuestión de política monetaria”.

“Mientras se mantuvo en niveles bajos durante los últimos años, la inflación era sobre todo una cuestión de política monetaria y, eventualmente, de política económica. Sin embargo, tras las cotas récord alcanzadas recientemente está convirtiéndose en un tema candente y puramente político”, cree Berranger.  Y tampoco está muy claro qué puede hacer el BCE. “La entidad se ha comprometido a mantener una postura expansiva durante mucho tiempo y debe sostener como sea la deuda italiana, so pena de debilitar el euro”, considera el experto.

En todo caso, los expertos de Oxford Economics continúan “esperando que las presiones sobre los precios de la energía disminuyan considerablemente el próximo año gracias a la relajación de las restricciones de la oferta”. Por lo tanto, “mantenemos nuestra opinión de que la inflación se ralentizará significativamente en el transcurso del segundo semestre de 2022 y se dirigirá hacia el 1% a finales de ese año”.