Varios sindicatos preparan acciones judiciales contra el cierre de las urgencias de Primaria

Enrique Ruiz Escudero

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero. (Foto: Comunidad de Madrid)

Los sindicatos darán batalla contra el anuncio de la Comunidad de Madrid de cerrar los Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP). Más de la mitad desaparecerán y otros se convertirán en Puntos de Atención Continuada (PAC), de los que algunos carecerán de personal médico. Un plan ante el que CCOO, CSIT y UGT preparan acciones judiciales.

“No hemos tenido suficiente con el unilateral y fracasado ‘Plan integral de mejora de la Atención Primaria’ y ya estamos afrontado otro brillante proyecto de la Consejería de Sanidad”. Así lo afirman estas organizaciones sindicales en un comunicado conjunto en el que recriminan haberse enterado por la prensa.

El lunes, horas antes de la reunión de la Mesa Sectorial de Sanidad, la Comunidad presentó el proyecto a los medios “en un nuevo menosprecio público a la negociación colectiva y a los profesionales afectados”, critican. Dicho esto, acusan al Gobierno de Isabel Díaz Ayuso de decretar el “cierre unilateral” de 20 dispositivos de urgencias de Primaria “sin pensar en las consecuencias y fingiendo que esto se hace por el bien de los pacientes y de sus profesionales”.

Ante esto, CCOO, CSIT y UGT han presentado un informe de posicionamiento a la Dirección General de Recursos Humanos del SERMAS en el que exponen “los motivos por los que no vamos a formar parte de un proyecto que supone la disminución de dispositivos de urgencias y recortes asistenciales dramáticos para algunas zonas rurales”. “Nuestra posición es de rotunda negativa a todo el contenido de la resolución y lo que de ella se derive”, señalan. Además, avanzan que “estamos preparando las actuaciones judiciales que nuestros servicios jurídicos nos comuniquen que procedan”.

Para los sindicatos “no es una reorganización de los dispositivos asistenciales, es otro excepcional recorte de la asistencia sanitaria que afecta” a cientos de miles de ciudadanos. Tampoco es una “reordenación de recursos”, sino “una disminución drástica de efectivos”, y pronostican que supone “saturar a los escasos dispositivos que quedarían y a todos los servicios de urgencias hospitalarias”. Algo que, tal y como ha publicado EL BOLETIN, ya está pasando.

Precisamente, respecto a las urgencias de los hospitales, afirman que se están dando largas horas de espera y saturación de pacientes por los pasillos para poder ser atendidos. Una situación que relacionan con la desaparición de los SUAP. Frente a esto, reprochan, “la única medida que han tomado los directivos de los centros sanitarios ha sido suspender los descansos y días libres del personal”.