El repunte de casos de Covid y el déficit de sanitarios desbordan las urgencias de los hospitales

Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

Los casos de Covid aumentan en España con el paso de las semanas. Es raro no conocer a alguien que no se haya contagiado en los últimos días. Una oleada de positivos que, sumado a la falta de sanitarios, está tensionando los Servicios de Urgencia hospitalarios. Esta situación se pone de manifiesto en la Comunidad de Madrid, que se sitúa como la región con mayor porcentaje de ocupación hospitalaria por Covid, con un 10,99%.

Los problemas ya se pueden apreciar en algunos centros hospitalarios madrileños, que están a un paso, si no lo están ya, de verse saturados. Este es el caso, por ejemplo, de la Urgencia del Clínico, donde las enfermeras y los enfermeros que allí trabajan no dan abasto, critica SATSE. Asimismo, este sindicato afirma que en La Paz “es habitual ver a pacientes graves y de muy avanzada edad en los pasillos, sin intimidad, expuestos a las miradas de todo el mundo”.

Según afirma, la falta de profesionales sanitarios junto al repunte de casos de covid y el cierre de las Urgencias de Atención Primaria están detrás de todo esto. Esta situación no hace más que ahondar en “una deshumanización del sistema sanitario madrileño, especialmente de los Servicios de Urgencias hospitalarios, cuyos profesionales se ven sobrepasados para ofrecer los cuidados que desearían”.

Las consecuencias son el citado desborde. O lo es que lo mismo, pacientes esperando horas y horas para ser atendidos. Y cada vez son más los hospitales afectados. Entre ellos, también el 12 de Octubre.

En las últimas semanas, detalla SATSE, la frecuentación en la Urgencias ha aumentado “considerablemente” y en algunos centros madrileños ha aumentado un 20% en relación a años anteriores. Algo que pasa factura a la plantilla.

“Las enfermeras ya no pueden más y las bajas por cansancio, por estrés y por Covid no hacen más que incrementarse y todo ello sin que la Consejería –de Sanidad- ofrezca una solución válida, salvo reclamándolas que doblen y les retiren sus días libres que, lejos de solucionar el problema, no hace más que incrementar el estrés y el riesgo de ‘burn out’ entre las profesionales”, afirma el sindicato.

Y el cierre de los SUAP no ayuda. Desde hace más de dos años las urgencias de la Atención Primaria no están disponibles y más de la mitad no lo estarán ya nunca. De acuerdo al plan anunciado esta semana por la Comunidad de Madrid, el Gobierno de Ayuso cerrará definitivamente 20 de los 37. Respecto a los 17 restantes, abrirán tras el verano, aunque con el nombre de Puntos de Atención Continuada (PAC) y no en todos habrá un médico.

Asimismo, está otro recorte: el de las camas hospitalarias. Como cada año a partir de estas fechas el Ejecutivo regional reduce el número de camas disponibles. Este verano, advierte CSIF, “se podrían llegar a cerrar 2.000 camas entre el 1 de julio y el 1 de octubre de 2022”, favoreciendo la saturación de las urgencias hospitalarias.