Telepizza aguanta en Bolsa sobre el precio de retirada de sus antiguos acreedores

Telepizza
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Telepizza sufre este viernes caídas del entorno del 1% al despedirse de sus antiguos acreedores reconvertidos a accionistas. Los fondos que jugaron un papel clave en el regreso a Bolsa de la cadena de pizzerías colgaron ayer el cartel de ‘se vende’ al 11% que mantenían de la compañía y del que se han desprendido con un descuento del 4,5%.

La sociedad luxemburguesa Foodco Finance, la instrumental que crearon estos fondos para aglutinar la participación fruto de una abultada ampliación de capital en la cotizada española, encargó a los gestores de Barclays y Fidentiis que le buscasen relevo inversor. Así lo han hecho a razón de 4,60 euros por cada una de las 11,3 millones de acciones a transmitir.

El paquete colocado ha conseguido una valoración de casi 52 millones de euros, según consta en las comunicaciones remitidas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La cotización de mercado de Telepizza marcaba un máximo de 54,5 millones de euros, si bien lo frecuente en este tipo de operaciones es que se cierren con cierto descuento.

Los compradores aún no se conocen, pero sí se sabe que son exclusivamente inversores institucionales, pues a ellos se ha circunscrito la venta, que se ha ejecutado como colocación acelerada y que se ha comunicado al supervisor al cierre de Bolsa de la sesión de ayer jueves. Las cifras finales de la venta, Foodco Finance se ha conocido ya en la noche, apenas cinco horas después de su anuncio primero.

Hasta el pasado mes de julio, fecha en la que los fondos de KKR y Oak Hill procedieron a su primera gran colocación, el peso de la luxemburguesa en el capital de Telefónica ascendía a un 16,85% de su capital social.

Desde que se anunció la ampliación de capital que dio entrada a Foodco Finance en el capital de Telepizza, sus acciones se han depreciado un 22%. Esta emisión de acciones fue sin derecho de suscripción preferente para los antiguos inversores, ya que el único objeto del movimiento era compensar una deuda contraída en 2014 para sanear el balance de la recién reestrenada compañía.