Pablo Iglesias revela que Sánchez le amenazó con una crisis de gobierno al negarse a sacar los PGE con Ciudadanos

El exvicepresidente del Gobierno y exlíder de Podemos, Pablo Iglesias

El exvicepresidente del Gobierno y exlíder de Podemos, Pablo Iglesias

El exvicepresidente del Gobierno y exlíder de Podemos Pablo Iglesias afirma que “la única conversación tensa” que tuvo en el Ejecutivo con el aún presidente, Pedro Sánchez, en la que éste “habló de crisis de gobierno”, fue en agosto de 2020 cuando su partido anunció que no sacaría adelante los Presupuestos de 2021 junto a Ciudadanos.

Así lo refleja el libro ‘Verdades a la cara. Recuerdos de los años salvajes’, elaborado por el periodista Aitor Riveiro a partir de entrevistas con Iglesias y publicado por la Editorial Navona. El haber forjado una mayoría parlamentaria con ERC y EH Bildu a la que ya no podrá renunciar el PSOE y el haber logrado que Unidas Podemos entrara en el gobierno son, según su balance final, “los dos hechos que marcan la diferencia, los que quizás habría sido más fácil conseguir si yo no hubiera estado”.

Respecto a esa mayoría parlamentaria que logró trabar para los Presupuestos de 2021, Iglesias rememora: “La única conversación tensa que yo he tenido con Pedro Sánchez se produjo cuando Isa Serra fue clarísima en aquella rueda de prensa de agosto de 2020 en la que dijo que nosotros no íbamos a votar los Presupuestos con Ciudadanos. Ahí sí hubo tensión. Pedro Sánchez habló de crisis de gobierno. Empecé a trabajar con Bildu y ERC, y logramos imponer la idea del nuevo bloque histórico. Ya no depende de que guste o deje de gustar. De eso sí me siento particularmente orgulloso”.

Páginas atrás ya se había referido a ese objetivo cumplido interpretando que fue, a la vez, el que desató unos ataques contra él que le invalidaban definitivamente para repetir como candidato de Unidas Podemos. No obstante, no argumenta por qué esos supuestos ataques contra él, políticos, judiciales o mediáticos, fueron más potentes o decisivos que los que sufrió antes.

“¿Qué fue lo que terminó de desencadenar la presión contra mí?”, se pregunta, para responder: “Haber contribuido unos meses antes a armar el bloque con ERC y Bildu para aprobar los Presupuestos Generales, dejando a Ciudadanos fuera. Sabía que eso no me lo iban a perdonar. Y no me lo perdonaron”. Iglesias presume: “La consecuencia de que te salga todo bien, a veces, es que te quemas; entras al incendio, salvas al niño, pero tú del incendio no sales”.

El exlíder de Podemos también justifica en el libro, de una manera que antes no había hecho, al menos en público, su apoyo y trabajo para la moción de censura contra Mariano Rajoy, aunque eso supusiera entregar definitivamente la hegemonía de la izquierda al PSOE y renunciar al célebre ‘sorpasso’. “Tenía claro que, si hacíamos eso, no gobernaríamos jamás. La única posibilidad de que tocáramos poder y empezáramos a cambiar cosas era hacerlo con el PSOE, asumiendo que ellos tenían que llevar el liderazgo”, asegura Iglesias a Riveiro.

La primera vez que fue posible, tras las elecciones de abril de 2019, el exlíder de Podemos asegura que, tras aceptar el veto del PSOE, llegó a recomendar a la entonces portavoz parlamentaria y hoy ministra de Igualdad, Irene Montero, que aceptara la oferta de ser vicepresidenta que le hizo Sánchez. Según explica, fue ella quien la rechazó por la falta de competencias de los ministerios que los socialistas ofrecían a Unidas Podemos. “Renunció para defender el interés colectivo a pesar de que yo le sugerí que aceptara”, atestigua Iglesias. “La decisión fue plenamente suya”.