Movimientos sociales

El Patio Maravillas se moviliza para evitar su inminente desalojo

Pancartas contra el desalojo del Patio Maravillas

Maurucio Valente y Diego Cañamero se han dejado ver en la protesta que tiene lugar en plena calle Pez desde primera hora de la mañana contra el cierre del espacio. El Patio Maravillas no va a quedarse de brazos cruzados ante su inminente desalojo, que fue comunicado hace un mes por medio de una orden cautelar y que se podría producir en las próximas horas si nada lo remedia. Decenas de personas, entre las que se encontraban el excandidato de IU al Ayuntamiento de Madrid Mauricio Valiente y el portavoz del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) Diego Cañamero, se han manifestado frente al centro social, en plena calle Pez, para denunciar el cierre del espacio.

Desde primera hora de la mañana, los activistas se han concentrado a las puertas del centro social y han realizado un desayuno reivindicativo: chocolate con churros contra el cierre del Patio Maravillas. La movilización, muy numerosa y que ha sido retransmitida en las redes sociales a través de los hashtag #DefiendeElPatio y #PatioSeQueda, se ha convocado ‘in extremis’ tras cumplirse el plazo concedido en la orden de desalojo cautelar que fue remitida hace un mes por el Juzgado de Instrucción número 45 de Madrid.

El titular de este juzgado ordenaba ‘vaciar’ el edificio situado en la calle Pez 21, y según afirman desde el Patio Maravillas, “una vez vencido el plazo de un mes, el desalojo forzoso por parte de la Policía Nacional podrá ser inminente”.

Tal y como explica el espacio en una nota, los motivos para decretar el desalojo cautelar expresados en dicho auto eran que había “indicios de que se está cometiendo un delito de usurpación”, que “el edificio tiene problemas de seguridad” y que “carecemos de permiso para realizar actividades en el edificio y que en caso de problemas la responsabilidad judicial recaería sobre la empresa propietaria Nivel29”, que compró hace un año el inmueble en el que se encuentra el emblemático centro social.

Unas afirmaciones que rebate el Patio Maravillas, que asegura que se está “recuperando un edificio abandonado para abrirlo a la ciudadanía, la cual lo lleva gestionando y llenando de vida por sus propios medios desde hace más de cinco años”, una actividad que “se recoge en el Código Penal como delito de usurpación”.

Sin embargo, dice el colectivo, “a nuestros ojos es completamente legítima, y anunciamos que seguiremos desobedeciéndola, tal como hicimos en el anterior edificio del que fuimos desalojados en la calle Acuerdo nº 8, y como seguiremos haciendo si somos desalojadas de Pez 21”.

Asimismo, remarca que “el edificio no tiene problemas de seguridad estructurales”, y así lo determinan tanto los diferentes informes emitidos tras las inspecciones técnicas periódicas realizadas por el Área de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid, como el informe del cuerpo de bomberos del Ayuntamiento de esta ciudad que actuó la pasada primavera tras el incendio que tuvo lugar en el centro.

Es más, dice Patio Maravillas, a lo largo del último mes varios operarios, contratados por el Ayuntamiento, vienen realizando una obra de ejecución sustitutoria en el edificio para solventar algunas incidencias que habían sido detectadas. “Esto no deja duda de nuestra total colaboración y compromiso para que el espacio que habitamos sea un lugar seguro, siendo los habitantes de este espacio (y no la propiedad) quienes hemos reparado, bajo supervisión de arquitectas cualificadas, diferentes elementos del edificio, estableciendo un plan de evacuación así como diferentes medidas antincendios”.

Y también critica que el Ayuntamiento de Madrid “niega a sus ciudadanos espacios para uso comunitario mientras miles de edificios se encuentran vacíos y/o en estado de abandono en esta ciudad”. En este sentido, Patio Maravillas denuncia que “cuando estos espacios son recuperados por la ciudadanía, se lanzan ataques para intentar cerrarlos alegando que carecen de licencia e incumplen las normas de seguridad” cuando “en realidad es el propio Ayuntamiento el principal irresponsable a este respecto por su dejación de responsabilidades tras lo ocurrido en el Madrid Arena”.

“La falta de voluntad política es evidente, una vez más vemos como se trata de atajar por la vía del orden público cuestiones de claro carácter político”. Sin embargo, señala el emblemático centro social, “nuestra apuesta sigue firme, como dijimos en la rueda de prensa de enero” y “si las conversaciones con el Ayuntamiento no llegan a buen puerto antes del 1 de Mayo, tomaremos un espacio de propiedad municipal”.

Más información