Los dueños chinos de NH Hoteles califican a los inversores ‘díscolos’ de “filibusteros”

NH Hoteles

Los inversores de control de HNA han remitido a todos y cada uno de los accionistas de NH Hotel Group una carta en la piden abiertamente que retiren su apoyo a Oceanwood. La brecha abierta en la cúpula directiva de NH Hotel Group se acrecienta conforme se acerca la fecha clave del próximo martes. Los chinos de HNA, accionistas de referencia de la hotelera española, ha pasado a la estrategia puerta a puerta para apuntalar su poder frente a los accionistas díscolos que califica de “especuladores” y “filibusteros”.

Ante la posibilidad de que la junta de accionistas de NH Hoteles del próximo martes resultara en la insólita situación de la revocación de los consejeros representantes del grupo inversor de control, entre los que se encuentra uno de los dos copresidentes de la cotizada, HNA ha pasado al ataque y este último ha remitido a todos y cada uno de los accionistas de la sociedad en la que pide un voto de confianza.

Esta misma semana, un grupo de accionistas minoritarios anunciaba su intención de sumarse a las propuestas del fondo Oceanwood y de la española Hesperia para defenestrar a los cuatro representantes de HNA. Los representantes de estos modestos accionistas calculaban un apoyo a la medida cercano al 60%, razón por la cual desde el grupo chino se han esforzado en recordar a todos sus socios de inversión que “todavía están a tiempo de cambiar el sentido de su voto y votar en contra” de las propuestas de sus incómodos compañeros de cúpula.

La misiva, firmado por el copresidente representante de HNA, Charles B. Mobus, defiende que en contra precisamente de lo que se le acusa desde Oceanwood y Hesperia, “uno de nuestros objetivos prioritarios ha sido evitar que los intereses particulares de accionistas individuales limiten la facultad del consejo de servir de auténtico valedor de los intereses de todos los accionistas de NH”. Además, advierten de que si salen investidos los consejeros propuestos “bajo un supuesto manto de independencia”, no quedará ya otro destino que “minar el éxito presente y futuro” de la compañía.

El máximo representante del grupo chino acusa al líder de Oceanwood, Julian Garcia Woods, de haber forjado “una alianza” con el presidente de Hesperia con el único objetivo de repartirse ganancias a corto plazo. Al primero le acusa de ser un “fondo buitre” que únicamente busca rendimiento “especulativo” para sus posiciones de inversión -que además de acciones comprenden diversos papeles de deuda de NH y deirvados-, al segundo, de buscar la forma de embolsarse capital suficiente como para cubrir los 22,5 millones de euros a los que ha sido condenado por “desviar ilegalmente” fondos del antiguo Banco de la Pequeña y Mediana Empresa, ahora en quiebra.

Como aval de su descripción del primero apuntan a “la toma a préstamo de acciones de NH recientemente comunicada” a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Además, declaran que algunos bonos convertibles en poder de Oceanwood tienen fijada una cláusula que reduciría el valor de canje en caso de oferta pública de adquisición (OPA) desde 4,95 a 4,32 euros por acción, lo que le aseguraría un mayor peso en el capital de la hotelera española y un mayor colchón para afrontar el vencimiento de estos papeles entre 2018 y 2019.

A José Antonio Castro, presidente de Hesperia y copresidente de NH Hoteles al que le corresponde precisamente la conducción de la junta de accionistas, le acusa precisamente de incurrir en el “grave conflicto de interés” que al firmante se le imputa. Si a Mobus se le señala por haber participado como asesor en un tanteo sobre la posible compra del grupo Carlson-Rezidor por parte de HNA, al empresario español se le acusa de haber retrasado los términos de renovación del contrato de gestión de algunos de los hoteles de su propiedad por parte de NH para “probablemente […]beneficiarse del control de NH por él mismo y Garcia Woods”, en caso de que finalmente su criterio se imponga en la junta del próximo martes 21 de junio.

La opción de la OPA que también defienden los accionistas minoritarios, es para los chinos de HNA un movimiento que “privaría a los accionistas de futuras revalorizaciones de la acción” que esperan aportar mediante el cumplimiento del plan estratégico diseñado para la sociedad así como de las “ventajas” del eventual “proceso de valoración de las ventajas de una potencial integración con Carlson-Rezidor”.

La guerra está abierta en el seno de NH Hoteles con cruce de acusaciones y desencuentros en el consejo de administración. De lo que ocurra el próximo martes dependerá si el conflicto se extiende también hacia los tribunales de justicia, como todo parece apuntar sea cual sea el resultado del voto de unos accionistas que en los últimos días han recibido de primera mano la declaración de intenciones de una y otra parte en litigio.