Los socialistas apoyan la liberación de las patentes de las vacunas en el Parlamento Europeo

Parlamento Europeo

Parlamento Europeo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Parlamento Europeo se dividió en dos bloques a favor y en contra de la liberación de las patentes de las farmacéuticas sobre las vacunas anti COVID-19 en un intenso debate hoy. Conservadores y liberales apoyan a la Comisión Europea, poco partidaria de suspender las patentes, mientras que las formaciones de izquierda defienden la necesidad de abrir la producción y comercio de las vacunas que permita abaratar el suministro e impulsar la vacunación en los países más pobres.

El vicepresidente de la Comisión, Valdis Dombrovskis, defendió, en su intervención, soluciones alternativas tales como estudiar la obligatoriedad de ceder licencias, eliminar los cuellos de botella, impulsar la producción y limitar las restricciones a la exportación. En líneas generales la Comisión es poco partidaria de una apertura total que podría perjudicar a los centros de investigación europeos y pequeñas empresas, como el caso de Biontech -aliada para la producción con Pfizer-, que han permitido un rápido desarrollo de la vacuna. Dombrovskis insistió en que la Comisión quiere presentar una propuesta a la Organización Mundial de Comercio basada en facilitar el comercio de las vacunas a precio de saldo, que considera más eficaz que suprimir los derechos sobre ellas.

Los grupos de izquierda que han planteado el debate han contado, por primera vez desde que se planteó este debate, con el apoyo expreso del grupo socialista, cuya portavoz y presidenta del grupo parlamentario, la española Iratxe García, ha dejado claro que “la mayoría d ellos países con menos recursos corren el riesgo de no inmunizar a su población hasta 2024, lo que no se puede aceptar bajo ninguna circunstancia”. Añadió que “las extraordinarias circunstancias de la pandemia requieren soluciones extraordinarias” por lo que “ponerse del lado de los monopolios de las farmacéuticas supone permitir que muchas personas mueran cuando podría salvarse”. La propuesta socialista es levantar los derechos de propiedad sobre las vacunas temporalmente hasta que la pandemia remita en todo el mundo. El resto de los grupos de izquierda, entre ellos Podemos y Los Verdes, llevan desde el año pasado reclamando la suspensión de las patentes.

Todos los grupos criticaron abiertamente a Estados Unidos y el Reino Unido, dos de los principales productores de las vacunas, por no haber abierto las fronteras con anterioridad. Estados Unidos apoya ahora la supresión de las patentes con carácter temporal.

La votación definitiva sobre este debate será en la sesión plenaria del próximo mes de junio.