Los Gobiernos europeos ponen a prueba la reducción de compras de bonos del BCE

La presidenta del BCE, Christine Lagarde

La presidenta del BCE, Christine Lagarde. Autor: BCE

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El arranque de 2022 llega de la mano de una reducción en las compras de bonos de emergencia de la pandemia (PEEP) del Banco Central Europeo (BCE). Un escenario que no parece preocupar a los gobiernos del Viejo Continente, que ya han iniciado su calendario de emisiones del año con una demanda robusta.

Italia recaudó ayer miércoles 7.000 millones de euros en un bono a 30 años que recibió más de 55.000 millones de euros de demanda. En otra emisión sindicada, Eslovenia ha levantado del mercado 1.750 millones de euros en bonos a 4 y 40 años gracias a una demanda de 6.600 millones. El mes de enero suele ser una ventana muy concurrida para las ventas de deuda pública sindicada, ya que las oficinas de gestión de la deuda tratan de llevar a cabo sus planes de financiación.

Además de las ventas de deuda sindicada, Alemania recaudó 3.130 millones de euros con un nuevo bono a 10 años vendido en subasta. También España realizó ayer una subasta de deuda pública, en la que colocó bonos y obligaciones por 5.680 millones de euros.

Aunque se espera que los gobiernos emitan menos deuda este año, después de ajustar las compras del BCE, UBS espera una oferta neta positiva por primera vez desde 2019, con 112.000 millones de euros este año de los diez mayores emisores de la zona del euro.

Según recoge Reuters, se trata de un aumento de los 203.000 millones negativos en 2021. UBS señala además que es el mayor aumento de la oferta neta interanual desde que el BCE lanzó la flexibilización cuantitativa en 2015.

Las emisiones de enero coinciden con el inicio de la retirada de los estímulos. Tal y como anunció el Consejo de Gobierno del BCE en su reunión de diciembre, las compras de bonos dentro del programa PEPP se realizarán “a un ritmo menor que el del trimestre anterior” con la vista puesta en el fin del programa (sin contar las reinversiones) en marzo. No obstante, la institución que preside Christine Lagarde acelerará las compras del programa APP para evitar perturbaciones.

Las rentabilidades de los bonos de la eurozona se sitúan cerca de sus máximos de dos meses. El bund alemán ofrecía ayer miércoles por la tarde una rentabilidad del -0,13%, después de haber llegado a marcar -0,114%. La rentabilidad del bono español a diez años se situaba en el entorno del 0,60%.

Los analistas consideran que la subida de esta semana de los rendimientos se debe a la pausa de las compras de bonos en los últimos días de 2021, a que los inversores se preparan para absorber las fuertes emisiones de enero y a la ausencia de medidas más estrictas en muchos países europeos a pesar del repunte del Covid-19.