Los bancos de los empresarios comisionistas (y no el Ayuntamiento) alertaron de la estafa de las mascarillas

Ayuntamiento de Madrid

Imagen del Ayuntamiento de Madrid.

¿Quién dio la voz de alarma en el escándalo sobre la compra de material sanitario para la pandemia que costó 10,8 millones de euros al Ayuntamiento de Madrid? No fue el consistorio de José Luis Martínez-Almeida. Fueron las entidades bancarias empleadas por los comisionistas Luis Medina y Alberto Luceño las que alertaron al respecto.

Así lo han confirmado a la SER la Fiscalía Anticorrupción, que destaca que los bancos y no el Ayuntamiento de Madrid, fueron quienes denunciaron inicialmente el caso por el que los empresarios Luis Medina y Alberto Luceño percibieron 6,1 millones de dólares cuando el contrato por mascarillas, guantes y test Covid no llegaba a los 12 millones (11,9).

Anticorrupción ha confirmado a la mencionada radio que las entidades financieras, ante los altos ingresos en la cuenta de los comisionistas y sus explicaciones sobre ellos, advirtieron al servicio de prevención de capitales, el Sepblac. Éste a su vez puso en aviso a la Fiscalía Anticorrupción, que en noviembre de 2020 inició las investigaciones.

De esta manera, fueron los bancos quienes denunciaron y no el Ayuntamiento de Almeida. Y eso a pesar de las irregularidades que detectó la corporación, con mascarillas muy por encima del precio del mercado, intento de estafa con la remesa de guantes, o más de dos tercios de los 250.000 test Covid que eran inservibles. Algo ante lo que el comisionista se negó a devolverles el dinero o a reponer los test defectuosos por otros en buen estado.

La Fiscalía imputa a los dos empresarios los delitos de estafa agravada, falsedad en documento mercantil y blanqueo de capitales como resultado de las diligencias de investigación incoadas en noviembre de 2020 por tres contratos por un valor de unos 12 millones de dólares concedidos a la empresa Leno.