La UE quiere poner fin a la diferencia salarial entre géneros

Vera Jourová

Vera Jourová, vicepresidenta de Valores y Transparencia de la Comisión Europea

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

En la Unión Europea (UE) preocupa que las diferencias salariales entre hombres y mujeres a igual trabajo sean todavía importantes. Por eso hoy han anunciado una propuesta para la transparencia salarial que permita eliminar por completo esa desigualdad. La vicepresidenta de Valores y Transparencia de la Comisión, Vera Jourova, cree que se “acabaron los dobles raseros y las excusas” y añadió que “queremos quien se presente a un puesto de trabajo pueda recibir una retribución justa y que sepa reivindicar sus derechos, por eso exigimos una política salarial más transparente”.

Entre otras medidas prevé que las grandes empresas informen sobre la brecha retributiva de género y establece que los empleadores no podrán pedir el historial salarial de quien se presente a un puesto y tendrán que facilitar la información retributiva anónimamente. Quien sea víctima de discriminación tendrá derecho a ser indemnizado. Bruselas cree que la pandemia ha agudizado las diferencias y expone a las mujeres a un mayor riesgo de pobreza por lo que ha decidido actuar ya.

Las medidas de transparencia retributiva son las siguientes: para solicitantes de empleo es obligatorio informar previamente sobre el rango salarial del puesto en el mismo anuncio o antes de la entrevista con los aspirantes; los trabajadores tendrán derecho a solicitar información sobre su retribución y sobre los niveles salariales medios de la compañía; en las plantillas de menos de 250 trabajadores las empresas deben publicar las diferencias existentes en la remuneración de hombres y mujeres por categorías o funciones de similar valor; cuando exista una diferencia de al menos el 5% entre géneros la empresa estará obligada a una efectuar una evaluación junto a los representantes de los trabajadores.

Además, la normativa prevé una mejora en el acceso a la justicia de quienes se vean afectados por alguna medida discriminatoria en este campo. Habrá indemnizaciones si se confirma que ha habido discriminación; la carga de la prueba recae en las empresas y los estados deberán disponer de un baremo de sanciones para quienes no cumplan y los organismos de igualdad y los representantes de los trabajadores podrán intervenir en procesos judiciales y administrativos abiertos por esta causa.

Estas medidas que la comisaria de Igualdad, Helena Dalli, considera que “permitirá detectar, reconocer y hacer frente a un problema que queríamos erradicar desde la adopción del Tratado de Roma en 1957. Las mujeres merecen su debido reconocimiento, igualdad de trato y que se valore su labor”.

El proceso para la puesta en marcha de esta propuesta será largo. Ahora será remitida al Consejo y al Parlamento para su debate y aprobación posterior. Una vez terminados esos trámites los estados miembros tendrán dos años para adoptar la Directiva que se derive de ese proceso.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

EnglishFrenchGermanSpanish