La nueva sede de la Embajada española en Roma tiene un portal con un escudo franquista

El portal con el escudo franquista en lo alto | Foto: Compromís

El portal con el escudo franquista en lo alto | Foto: Compromís

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El edificio que va a ser la nueva sede de la Embajada española en Roma tiene en su parte de atrás un portal de acceso donde luce un escudo franquista.

Lo denunció en una pregunta escrita al Gobierno el senador de Compromís Carles Mulet, quien se interesó por el traslado de la actual sede diplomática a un edificio cuya fachada da a la célebre Piazza Navona y cuya contrafachada, la del portal en cuestión, asoma al Corso di Renascimiento, o calle del Renacimiento.

“Entre los números 39 al 43 de dicha calle, existe un inmueble que, al parecer, fue usado durante la dictadura franquista como Embajada del régimen ante la Italia de Mussolini, y sobre cuya entrada se puede observar a día de hoy un gran escudo franquista; escudo que, recordemos, en España es ilegal”, expuso Mulet como preámbulo a su pregunta.

“Sorprendería que la futura Embajada tuviese como acceso o lindase con una portería sobre la cual pervive un escudo del criminal régimen franquista. ¿Tiene previsto el Gobierno, ante el futuro traslado de la embajada, negociar con los propietarios del inmueble la remoción de dicho escudo?”, preguntó el senador de Compromís al Ejecutivo.

El Gobierno reconoció el asunto en su respuesta por escrito, a la que ha tenido acceso Servimedia. «Cabe señalar que la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura, establece en su artículo 15.1) que las Administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura. Por lo tanto, de plantearse ese caso, se tomarían las medidas necesarias para la remoción de tales símbolos”, dijo.

AÚN NO ENTREGADO

También en respuesta a otra pregunta de Mulet sobre la nueva sede de la Embajada en Roma, el Ejecutivo detalló que el traslado desde las actuales oficinas que tiene alquiladas en el Edificio Borghese no se ha “realizado todavía, pese a que el 29 de noviembre de 2019 se firmó el contrato patrimonial de arrendamiento con opción de compra”.

El acuerdo se cerró con la propietaria del inmueble, Obra Pía – Establecimientos Españoles en Italia, y se fijó un alquiler anual que ascenderá a 266.495 euros al año durante 99 años, más la actualización del IPC italiano prevista en el contrato, con derecho a ejercicio de opción de compra en la última anualidad, sin prima adicional. Al no haberse recibido aún el inmueble, señaló el Ejecutivo, no se ha iniciado todavía el pago de la renta.

La representación del Gobierno de España ante el Quirinal llevaba desde 1957 en unas estancias alquiladas a Scipione Borghese dentro del palacio que lleva su apellido. Tal y como relató el diario ‘El País’ en marzo de 2019, la nueva sede a la que se trasladarán eran las oficinas que la agencia EFE ocupaba desde hacía años, y de la que fueron desalojado por la legación diplomática alegando “razones de Estado”.

Un caso diferente es el edificio de la Embajada de España ante la Santa Sede, ubicado en el Palazzo de Spagna, que da nombre a la plaza homónima, y es propiedad del Estado español desde el año 1622.