Currently set to Index
Currently set to Follow

La factura de la luz tiene que bajar un 60% en lo que queda de año para cumplir la promesa de Sánchez

Bombillas

Bombillas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El recibo de la luz del usuario medio acumula en lo que va de 2021 una subida del 12,5% frente a 2018, el año que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha comprometido a igualar descontado el IPC. Así lo refleja un reciente análisis de Facua, de acuerdo con el cual la factura debería bajar un 60% en lo que queda de año para que el compromiso se cumpliera.

El recibo eléctrico acumula en lo que va de año una subida del 12,5% frente a 2018, de acuerdo con el análisis de Facua-Consumidores en Acción sobre la evolución de la tarifa semirregulada PVPC entre el 1 de enero y el 15 de noviembre. La asociación advierte de que para que se cumpliese el compromiso de Sánchez, la factura debería bajar más de un 60% en lo que queda de 2021.

Según el análisis de Facua, la evolución de la tarifa semirregulada PVPC en la primera quincena de noviembre arroja una factura mensual de 102,35 euros, un 49,4% por encima de los 68,50 euros del mismo mes del año pasado.

El precio del kilovatio hora (kWh) ha vuelto a niveles muy similares a los de septiembre, situándose en estos quince días en una media aritmética de 25,50 céntimos (incluido el 10,55% de impuestos indirectos), frente a los 25,35 de hace dos meses. El máximo histórico se alcanzó en octubre, cuando el kWh representó una media de 30,52 céntimos.

El Gobierno no toma nuevas medidas

La asociación critica que el Gobierno sigue sin acometer nuevas medidas para reducir las tarifas eléctricas una vez que se han mostrado “claramente insuficientes” las llevadas a cabo en junio -bajada del IVA- y septiembre -bajada de los cargos regulados y el impuesto especial sobre la electricidad-.

En concreto, Facua reclama un descuento mínimo del 50% en la factura eléctrica sometida a la tarifa semirregulada PVPC de la inmensa mayoría de familias, excluyendo solo a las de rentas más altas. Descuento que, a su juicio, debería correr a cargo de las principales energéticas que operan en España de manera proporcional a sus cuotas de mercado. La asociación cree que la directiva europea del sector permite aplicar este tipo de intervenciones.

Altamente improbable que Sánchez cumpla su promesa

En lo que va de año, la factura del usuario medio se ha situado en una media de 86,80 euros, lo que representa ya una subida del 12,5% con respecto a los 77,18 euros de todo 2018.

En los últimos tres meses, los consumidores han sufrido los recibos más caros de la historia de forma consecutiva. Hasta el pasado agosto, cuando la factura del usuario medio ascendió a 93,10 euros, el recibo más caro de la historia había sido el del primer trimestre de 2012: 88,66 euros mensuales (con el IVA al 18%). En septiembre se situó en 102,71 euros y en octubre en 120,68 euros.

El usuario medio

El usuario medio utilizado por Facua en sus análisis tiene una potencia contratada de 4,4 kW -la misma en horario punta y valle- y un consumo de 366 kWh mensuales. Es un perfil elaborado tras el análisis de varias decenas de miles de facturas de viviendas habitadas. En cuanto a los porcentajes de consumo en los tres tramos horarios del nuevo sistema de facturación, la asociación ha tomado como referencia el perfil de usuario medio tradicional sin discriminación horaria publicado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que consume el 45% de la electricidad en el horario valle, el 29% en el horario punta y el 26% en el horario llano.

De lunes a viernes, el horario punta se aplica de 10 a 14 horas y de 18 a 22 horas, el llano de 14 a 18 horas y de 22 a 00 horas, y el valle de 00 a 8 horas. Sábados, domingos y festivos nacionales se aplica las 24 horas el horario valle.