Jordi Sevilla alerta de que echar a la privada de la sanidad “puede ser un notable empobrecimiento”

Jordi Sevilla
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

“La gestión privada de servicios públicos es un modelo de éxito”. Estas palabras fueron pronunciadas por un exministro socialista de Trabajo en el I Foro de Servicios Públicos Municipales que se celebraba en Madrid. Valeriano Gómez era el protagonista. Ahora el turno ha recaído para otro antiguo dirigente del PSOE: Jordi Sevilla.

En su libro titulado ‘¿Qué está pasando con tu sanidad?’ (Ed. Profit), el exministro de Administraciones Públicas con José Luis Rodríguez Zapatero apunta que la sanidad pública ganaría con la colaboración de la privada. De hecho, descarta que “el riesgo para el sector público” sea la colaboración “público-privada, sino la falta de referencias externas y la endogamia que suelen acompañar a los monopolios, sean públicos o privados”.

En este sentido, como ha recogido la Agencia EFE, Sevilla considera que una de las soluciones que podrían salvar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud pasa por esa colaboración con la privada. Es más, el exministro del PSOE asevera que si esta compenetración se hace con madurez y con una buena gestión se puede convertir en un referente externo, en un estímulo y en una fuente de innovación.

Sevilla pone en valor a las empresas privadas frente a la Administración por dos motivos principales: pueden ser más flexibles y ágiles en la gestión y la innovación. Asimismo, el exministro de Zapatero alerta de que “tratar de sacar a las entidades lucrativas, o ponerles obstáculos que las coloquen en inferioridad de condiciones, puede ser un notable empobrecimiento” del sistema sanitario.

En su libro, el exministro socialista reseña que en España “no ha habido privatizaciones sanitarias en sentido estricto”. Según apostilla, no se ha entregado una parte del servicio a la empresa privada y a las reglas del mercado. Incluso Sevilla asegura que el gasto público en conciertos ha sido cuanto menos estable a la hora de ver el porcentaje del gasto sanitario total en la última década.

Por último, Sevilla rechaza que el crecimiento económico de las empresas privadas de sanidad tenga que ver con el flujo de dinero público que reciben en los presupuestos. “Ha habido un fuerte crecimiento de una sanidad privada de calidad y del gasto privado, sin que haya existido una mayor canalización de fondos públicos hacia el privado a través de conciertos u otros mecanismos”, valora el antiguo dirigente.

De esta manera, el exministro socialista concluye que la subida del gasto privado, como ha recogido Europa Press, encuentra una explicación: las dinámicas de mercado de este sector, especialmente por “el auge de convenios de empresa que ofrecen seguros privados a sus plantillas y el mayor gasto familiar en sanidad”.