Los particulares impulsan el mercado de coches usados

Vehículos circulan por carretera
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los vehículos ‘mileuristas, con más de diez años de antigüedad, representan ya más del 51% de las operaciones. La crisis económica está cambiando algunas costumbres que los consumidores españoles habían adquirido en los últimos años. O mejor dicho, las dificultades por las que atraviesan muchas familias españolas parecen reorientar la forma en la que gastan su dinero, hasta el punto de que vuelven algunos usos del pasado que parecían haber desaparecido para siempre.

Un buen ejemplo de ello es el repunte de la compraventa de coches usados. Con cierto predominio, según los datos, de las operaciones entre particulares, que suponen ya un 62% del total y también con la ayuda de las nuevas tecnologías y los formatos de compra ‘online’, como los disponibles en las webs especializada en coches de segunda mano .

El auge de esta fórmula que permite ‘estrenar coche’ al comprador, aunque su nuevo automóvil no haya salido de la fábrica, beneficia también a muchas empresas que se han especializado en el comercio de coches de segunda mano que se ha convertido en un negocio boyante que, además, puede ayudar a consolidar las nuevas iniciativas destinadas a fomentar el crecimiento económico sostenible.

De ahí, la popularidad de muestras y ferias, como el Salón de Vehículos de Ocasión que se celebra en las instalaciones de Ifema en Madrid, y sirve para poner en valor la oferta de las compañías especializadas en este sector.

Pero, si algo dejan claro las últimas cifras oficiales es que, hoy por hoy, el precio es el rey. Por eso, en la mayor parte de las operaciones, los protagonistas son los automóviles con más de diez años de antigüedad, conocidos por el público como ‘los mileuristas’. Este tipo de coche está presente en el 51% de las transacciones.

Las ventas de coches usados son un elemento más de la pujanza que ha alcanzado el mercado en el último año, como muestra el hecho de que en septiembre contabilizaba doce meses consecutivos de aumento . Aun así, en el sector se matiza esta euforia al explicar que la demanda total sigue aún un 30% por debajo de la cifra considerada óptima por la industria.