Medioambiente

Guterres advierte de que la humanidad se ha convertido en un «arma de extinción masiva» de la naturaleza

El secretario general de la ONU insta a los líderes políticos a adoptar planes ambiciosos para un futuro verde.

Antonio Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas

Antonio Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha advertido este martes de que la humanidad se ha convertido en un «arma de extinción masiva», criticando que la sociedad está «tratando a la naturaleza como un inodoro».

«Con nuestro apetito sin fondo por un crecimiento económico desigual y sin control, la humanidad se ha convertido en un arma de extinción masiva. Estamos tratando a la naturaleza como un inodoro. Y en última instancia, nos estamos suicidando por poder», ha asegurado Guterres.

«La humanidad parece empeñada en la destrucción. Estamos en guerra con la naturaleza», ha lamentado el secretario general de Naciones Unidas en su discurso de apertura de la Conferencia de la ONU sobre Diversidad Biológica, conocida como COP15, que se está celebrando en Montreal, Canadá.

Así, Guterres ha indicado que esta cumbre tiene como «tarea urgente» hacer la paz con la naturaleza. «Esta conferencia es nuestra oportunidad para detener esta orgía de destrucción: Pasar de la discordia a la armonía».

Al mismo tiempo, ha criticado la deforestación, la desertificación; el uso de plásticos, pesticidas y combustibles; así como el consumo masivo.

«La producción y el consumo insostenibles están disparando las emisiones y degradando nuestra tierra, mar y aire», ha denunciado, señalando a «las corporaciones multinacionales que están llenando sus cuentas bancarias mientras vacían nuestro mundo de sus dones naturales».

En esta línea, el jefe de la ONU ha lamentado que «los ecosistemas se han convertido en juguetes de ganancias». Mientras, ha estimado en tres billones de dólares las pérdidas anuales por la degradación de estos ecosistemas para el final de 2030.

Para ello, ha recomendado tres acciones concretas: planes de acción nacionales ambiciosos y transversales, programas de subsidios para soluciones ecológicas y proyectos para el reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas y comunidades locales.

Más información