El FROB reduce sus pérdidas anuales pese a nuevos deterioros de Bankia y la Sareb

Bankia
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) cerró el pasado 2019 con unas pérdidas de 282 millones de euros, una reducción del 70% en los números rojos respecto a los 905 millones perdidos el ejercicio anterior. Este resultado se explica, en su mayor parte, por “los deterioros registrados por la valoración contable de sus participadas y en el margen financiero”, señala la entidad que preside Jaime Ponce.

En concreto, el FROB ha procedido a estimar el valor contable de su participación en el Grupo BFA –la matriz de Bankia- de acuerdo con la normativa contable y en línea con el cálculo realizado en ejercicios anteriores. Para ello, se compara el valor contable de BFA registrado por el FROB al cierre del ejercicio anterior con el patrimonio neto consolidado del Grupo BFA excluidos intereses minoritarios y reflejado en sus cuentas anuales consolidadas. El resultado ha sido un impacto negativo en cuenta de resultados de 30 millones de euros.

Adicionalmente, se ha registrado un deterioro de la inversión del FROB en Sareb, el banco malo, por un total de 169 millones de euros correspondiente a la deuda subordinada suscrita. Con este deterioro, se culmina el saneamiento de la inversión del FROB en Sareb, que se viene realizando desde 2014, señala el fondo.

En cuanto al margen financiero, ascendió a un importe negativo de 103 millones de euros, por los intereses pagados por el FROB al Tesoro como consecuencia del préstamo concedido por éste en 2012 para financiar la actividad del FROB.

El fondo destaca que durante el pasado año no fue necesario realizar cargos o abonos en la cuenta de resultados debido a los esquemas de protección de activos (EPA),” ya que las estimaciones del coste esperado de las garantías permanecen en los mismos niveles que al cierre de 2018”.

Asimismo, el FROB “dispone de una posición de tesorería suficiente para hacer frente a sus compromisos previstos para los próximos ejercicios”. Al 31 de diciembre de 2019 el importe de la tesorería no comprometida del FROB ascendía a 895 millones de euros, que se encuentran invertidos en activos de Deuda Pública del Estado y en cuenta corriente del Banco de España.

En la parte de los ingresos, el FROB recuerda que no financia sus gastos de explotación con cargo a los Presupuestos Generales del Estado, sino mediante una tasa sufragada por la industria financiera. Esta supuso un ingreso en 2019 cercano a los 18 millones de euros.

Asimismo, se anotó ingresos extraordinarios gracias a las sentencias obtenidas tras la labor de persecución y penalización de conductas irregulares detectadas en las entidades rescatadas. En 2019 se recuperaron importes en fase de ejecución que han supuesto un ingreso extraordinario de 8,5 millones de euros. En su totalidad, las recuperaciones reconocidas ya por sentencia firme ascienden hasta la fecha a 20,3 millones de euros más intereses legales y costas.

Activo y pasivo del FROB

En el activo del balance del FROB se recogen principalmente la participación en BFA Tenedora de Acciones y la posición de tesorería del FROB, materializada en deuda pública y en depósitos en el Banco de España. En relación con el pasivo, el FROB se financia básicamente mediante el préstamo recibido del Estado que, a 31 de diciembre de 2019, tenía un saldo de 10.456 millones de euros. Esto hace que el margen financiero de la institución sea recurrentemente negativo, ya que los activos no generan ingresos financieros para compensar dicho gasto.

En 2019 el activo ascendió a 10.456 millones de euros y el pasivo a 11.207 millones de euros. Por tanto, el patrimonio neto del FROB ha resultado negativo por un total de 751 millones de euros. Si bien no existen inconvenientes legales para que el FROB opere con este patrimonio, para reequilibrar patrimonialmente las cuentas, conforme al artículo 53.4 de la Ley 11/2015, el pasado 20 de febrero se llevó a cabo una conversión del préstamo concedido al FROB por el Estado por un importe de 3.000 millones de euros, quedando tras la conversión un saldo vivo de 7.456 millones de euros.

Con esta conversión, se reduce el pasivo y aumenta la partida de fondo patrimonial por ese mismo importe, con lo que el saldo del patrimonio neto asciende a 30 de abril de 2020 a un importe positivo de 2.231 millones de euros. Esta conversión no supone inyección de nuevos fondos al FROB, ni afecta en modo alguno a la capacidad del Estado de recuperación de las ayudas públicas concedidas. Tampoco tiene impacto en déficit ni en deuda pública.

Cuentas anuales del Fondo de Resolución Nacional

Por su parte, el Fondo de Resolución Nacional (FRN) ha registrado un resultado positivo de 765.000 euros, procedente de la recaudación de las contribuciones al FRN realizadas por las empresas de servicios de inversión no incluidas en el ámbito de la supervisión en base consolidada de su entidad matriz realizada por el Banco Central Europeo y por las sucursales en España de entidades de crédito y empresas de servicios de inversión establecidas fuera de la Unión Europea. El patrimonio neto del fondo asciende a 4,8 millones de euros, acumulando las contribuciones realizadas por estas entidades entre 2015 y 2019 (ambos incluidos).