El BCE pone en marcha el proyecto de un euro digital

BCE
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Tras meses de debate académico, el Banco Central Europeo (BCE) finalmente ha publicado su primer informe sobre un euro digital, abriendo la puerta a nuevos experimentos en 2021. Aunque el Consejo de Gobierno aún no ha tomado una decisión oficial, los expertos ven este paso como “un primer intento de asegurar un futuro digital para la moneda común y ponerse al día con otros bancos centrales”.

“Un euro digital haría que los pagos diarios fueran más rápidos, más fáciles y más seguros. Podría apoyar la digitalización de la economía europea y fomentar activamente la innovación en los pagos minoristas”, señala la institución que preside Christine Lagarde. El proyecto se encuentra todavía en “fase de preparación”, y para “mediados de 2021” se espera que se tome la decisión sobre su lanzamiento. “A esto le seguirá una fase de investigación sobre los requisitos de los usuarios y los proveedores de servicios”.

El anuncio no ha sorprendido a los analistas de ING Carsten Brzeski y Carlo Cocuzzo, que apuntan en un informe en que “la rápida digitalización de la economía, las actitudes cambiantes de los consumidores hacia los pagos digitales, así como la aparición de las criptomonedas, son factores clave detrás de la posible emisión de un euro digital en el futuro”. “Aunque el efectivo sigue siendo un medio de pago dominante en la eurozona, la crisis de la covid-19 ha animado a los consumidores a cambiar sus hábitos de pago y depender más de los pagos sin contacto y del comercio electrónico en general”, destacan los expertos del banco holandés, que creen que la tendencia continuará “incluso después de que termine la pandemia actual”.

Junto a factores como la ciberseguridad, los desastres naturales, las pandemias y otros eventos extremos, ING piensa que otro “crucial” es el relacionado “con el papel internacional del euro”. “Un euro digital debería ser potencialmente accesible para los no residentes en la zona del euro, y esto podría estimular potencialmente la demanda del euro por parte de los inversores extranjeros”.

No obstante, “aún quedan muchas preguntas sin respuesta”. “Basta pensar en cuestiones de privacidad o en cómo se supone que los clientes minoristas y mayoristas tienen acceso al euro digital. Además, si a los clientes se les permitiera abrir directamente una cuenta digital en el BCE, ¿sería esta una cuenta bancaria sin tasa de interés o se aplicaría la tasa de depósito del BCE?”. Asimismo, una moneda digital “podría eludir a los bancos comerciales, no solo afectando sus modelos comerciales sino también la forma en que la política monetaria del BCE afecta la economía”.

Por último, “en un futuro lejano, un euro digital también podría ser un facilitador de dinero en helicóptero, ya que podría dar al BCE acceso directo a los agentes económicos”, concluyen los analistas de ING, facilitando posibles medidas expansivas.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

EnglishFrenchGermanSpanish