El Banco de España alerta de la falta de transparencia en la financiación para la compra de coches

Banco de Espana

Banco de España. Autor: Jaime Pozas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Banco de España ha determinado la existencia de debilidades en el cumplimiento de determinadas obligaciones en términos de transparencia y protección al cliente en relación con la financiación para la adquisición de automóviles, según ha informado en un comunicado.

La entidad llegó a esta conclusión tras desarrollar una actuación supervisora transversal, dirigida a una muestra representativa de las entidades más activas en la comercialización de crédito al consumo para la compra de coches, con el objetivo de examinar las prácticas habituales, procedimientos y controles internos en relación con esta actividad, así como valorar el grado de cumplimiento de las obligaciones de los contratos.

Así, el Banco de España ha remitido escritos a las 14 entidades analizadas, con diversos requerimientos y recomendaciones con objeto de que subsanen estas debilidades.

El análisis se centró en el contenido de la información precontractual y el modo en que se facilita a los clientes; la adecuación de la información precontractual en los casos en que se comercializan seguros y otros productos o servicios accesorios; la información contractual y los derechos de la clientela en relación con los contratos de crédito, o la coincidencia de la información precontractual con la contractual.

Además, también analizó la concesión responsable de los préstamos; la información periódica que se facilita al cliente sobre los productos y servicios contratados, e incluso la gobernanza de los productos de financiación ofertados, evaluando especialmente la idoneidad del diseño y comercialización de estos productos, así como, las funciones desarrolladas por los intermediarios de crédito.

Esta actuación, enmarcada en el análisis que el Banco de España lleva a cabo regularmente, profundiza en esta actividad con la finalidad última de proteger la confianza del cliente bancario en este segmento específico del mercado bancario y la estabilidad del sistema financiero.