EducaMadrid, la plataforma educativa de la Comunidad de Madrid que pierde contra Google Suite

aula clase educacion
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La educación ha tenido que adaptarse a lo online rápidamente por la pandemia mundial de coronavirus. Aplicaciones tecnológicas como EducaMadrid de la Comunidad de Madrid han incrementado su uso en los meses del confinamiento y con la llegada del curso han encontrado nuevos retos. Sin embargo, para los docentes, estas herramientas son insuficientes y fallan en muchas ocasiones, por ello, han tenido que usar aplicaciones como Google Classroom.

EducaMadrid da servicio a 2.000 centros educativos y a 150.000 alumnos de Primaria, 260.000 en Secundaria y 72.000 en Bachillerato, según la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid. Esta plataforma educativa permite la gestión de usuarios, el almacenamiento de archivos y un correo electrónico para profesores y estudiantado, entre otras aplicaciones.

Por su parte, la comunidad educativa cree que la plataforma debería mejorar enormemente para no tener que depender de otras aplicaciones como las que ofrece Google. “Los servidores durante el período del teletrabajo se han visto sobrepasados y esto ha provocado cortes y dificultades en el acceso a las aulas virtuales”, explica el secretario de Formación de ANPE-Madrid, Pedro Fernández-Cañadas.

“EducaMadrid se cuelga, va lenta, en ocasiones ni los correos electrónicos funcionan. A veces mandas una tarea por la mañana y les llega a los alumnos a las ocho de la tarde”, comenta Esteban Álvarez, presidente de la Asociación Profesional de Directivos de Educación Secundaria de la Comunidad de Madrid (APRODIR).

La presidenta de la Federación de la Comunidad de Madrid de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (FAPA) recibe llamadas todos los días de padres y alumnos que no pueden entrar a los servicios de EducaMadrid: “Tenemos que tener en cuenta que en la Comunidad de Madrid hay cursos que se enseñan de manera semipresencial y por ello, requieren una plataforma en condiciones”.

“Los docentes nos comentan que parte del alumnado se queda descolgado porque no termina de funcionar. Además, piden a la comunidad mayor flexibilidad para trabajar con otro tipo de plataformas”, añade.

Por su parte, la Consejería de Educación comenta que la plataforma ha funcionado correctamente la mayoría de los días y ponen de ejemplo a los 210.000 alumnos y 20.000 docentes que se conectaron durante la cancelación de las clases por la borrasca Filomena sin que hubiera ningún problema. “De hecho, el miércoles 13 de enero EducaMadrid registró 80,1 millones de páginas servidas, todo un record”, concretan fuentes de la consejería madrileña.

Sin embargo, desde la FAPA concretan que hay más de un millón de alumnos y de 90.000 docentes en la comunidad, por lo que ven el dato dado por la consejería como algo preocupante. Álvarez añade que de esos conectados muchos no han podido dar clase porque la plataforma no funcionaba: “En cuanto los profesores se han intentado conectar todos a la vez, EducaMadrid ha fallado”.

Google Suite: “una política errática” de la Comunidad de Madrid

“Hay muchos centros que teníamos Google Suite desde hace años”, comenta el presidente de APRODIR: “La Consejería de Educación nos lo recomendó, hizo cursos de formación y lo incluyó como una de las buenas prácticas de los centros educativos”. Para él en su centro se pudo pasar de una enseñanza presencial a online de un día para otro gracias a la implantación de esta plataforma, ya que simplemente tuvieron que mandarles un correo a sus alumnos con el link para las clases.

En cuanto a la política de protección de datos, desde APRODIR creen que no hay ningún problema con Google. “Nosotros somos los propietarios de los datos y Google no tiene acceso a ellos. Las cuantas de nuestros alumnos están anónimas, yo le pongo un número a cada alumno y yo solo conozco a quien corresponde”, detalla. Aunque matizan que esto es lo que les ha contado la compañía cuando se han puesto en contacto con ella.

Sin embargo, en cuanto a Google Suite, para Álvarez, la Comunidad de Madrid ha llevado “una política errante”. “La comunidad comenzó a ponerle pegas al uso de las aplicaciones que ofrece Google, al final nos dijeron que podíamos seguir utilizándola y que iban a firmar un convenio con ellos”.

“Desde la Consejería de Educación se está trabajando para cerrar convenios y acuerdos de colaboración con otras plataformas educativas como Google, para adecuar las políticas de seguridad y de privacidad, pudiendo de esa manera ofrecer a todos los centros y profesores las herramientas de estas plataformas complementarias”, declaran fuentes de la Consejería de Educación.

Por su parte el sindicato de profesores valora que es peligroso depender de una plataforma como Google Suite, que actualmente es gratuita: “Ya que pueden cambiar su filosofía de la noche a la mañana”. A esto, desde la FAPA indican que en vez de firmar un acuerdo con Google, sería mejor que la Comunidad de Madrid invirtiera en dotar a la enseñanza pública de los servicios públicos necesarios.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA