Duro golpe la muerte del general

Cuba

El fallecimiento el pasado viernes del general de división Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, presidente ejecutivo del muy poderoso grupo empresarial de las fuerzas armadas cubanas, Gaesa, ha causado una gran conmoción en las autoridades de la isla y en el mundo empresarial extranjero con intereses en Cuba.

El alto mando militar, de 62 años, jugaba en la sombra un papel fundamental en la economía al tiempo que fungía como asesor del presidente Miguel Díaz-Canel, y su muerte se debió a un paro cardiorespiratorio, según la nota publicada por el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (Minfar).

Gaesa, fundada en 1996, controla a través de sus numerosas empresas un 80% del desenvolvimiento económico del país.

Figura que, de cara al futuro inmediato de acuerdo a analistas locales, le esperaba mayor relevancia, en poco menos de un año integró el Buró Político del partido comunista y resultó diputado por el municipio de Remedios, provincia de Villa Clara.

El general fue una persona muy vinculada al ex mandatario Raúl Castro. Fue su yerno y padre de quien vela por la seguridad personal de Raúl, Raúl Guillermo Rodríguez Castro.

Gaesa goza de mucha preferencia a la hora de invertir en Cuba. Desde su fundación, no pocas empresas extranjeras e inversionistas consideran que asociarse con el ejército es de gran seguridad y garantía.

Aunque de momento no hay un pronunciamiento oficial en torno a su posible sucesor, algunos observadores aquì suponen que deba ser el primer ministro Manuel Marrero Cruz quien asuma las funciones del general fallecido.