Dos de cada tres nuevas hipotecas pagan un tipo fijo en algún momento de vida del préstamo

Hipoteca vivienda llaves
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Hace casi dos años que las hipotecas a tipo fijo se volvieron virales de la mano de dos economistas pasados de rosca, y lo cierto es que su consejo parece haber calado. En un entorno de tipos ultrabajos que ha venido para quedarse, los préstamos a tipo fijo son cada vez más populares en España y suponen un tercio de los que se firman. Si se suman aquellos a tipo variable pero que incluyen una cuota fija durante los primeros años, la cifra asciende a casi dos de cada tres nuevas hipotecas en España.

El último informe de la Federación Hipotecaria Europea (EMF por sus siglas en inglés), correspondiente al primer trimestre de 2019, muestra que las hipotecas a tipo variable representan un 34,4% de los contratos que se firman, cuando hace sólo tres años el porcentaje era de un 57,8%. Al mismo tiempo, las hipotecas a tipo fijo vuelven a crecer y suponen ya un 33,3% del total (un 10,7% en 2016).

Pero junto al auge de las hipotecas puramente a tipo fijo, otra opción muy común es la que combina un tipo de interés fijo durante los primeros años de vida del préstamo para pasar posteriormente a un tipo variable vinculado al euríbor. Un 26,8% de los contratos incluye este tipo fijo durante un plazo de entre uno y cinco años, y en otro 5,6% el período contemplado oscila entre cinco y diez años. Estos créditos son -a priori- más favorables para los bancos, ya que se asegurarían un mayor margen en el momento en que los tipos son más bajos para beneficiarse posteriormente de la normalización –si es que llega- de la política monetaria.

De este modo, si se contabilizan las hipotecas a tipo fijo y las que son a tipo variable pero contemplan un período inicial fijo, casi dos de cada tres contratos que se firman en España (un 65,7%) son de esta modalidad.

El mayor peso de las hipotecas a tipo fijo es una de las razones además que llevó a que en el primer trimestre del año volviese a elevarse el tipo de interés medio que pagan los hipotecados españoles hasta el 2,11%, frente al 2,01% del trimestre anterior. En las hipotecas a tipo fijo, el interés medio es del 2,44%, mientras que en las variables es del 1,70%.

Los datos de la EMF muestran que las hipotecas más baratas de Europa corresponden a dos países nórdicos: Dinamarca, con un 0,78%, y Finlandia, con un 0,81%. Entre los países más de nuestro entorno, el tipo medio de las hipotecas era más bajo también en Portugal (1,31% en el primer trimestre), Francia (1,42%), Italia (1,85%) y Alemania (1,79%). En Reino Unido alcanzan el 2,11%, el mismo interés que en España.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA