Del Puerta de Hierro a la torre del Infanta Sofía: espacios cerrados que igualan las camas del Isabel Zendal

Hospital Isabel Zendal
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las obras en el Hospital Isabel Zendal, medida estrella de Isabel Díaz Ayuso en la crisis del Covid-19, siguen y se desconoce la fecha de su apertura. Solo que será en este mes de noviembre. Lo que sí queda patente, denuncian los sanitarios, es que en la Comunidad de Madrid hay suficientes camas y zonas cerradas en los actuales hospitales como para no tener que haber recurrido a este proyecto. La región “tiene espacios cerrados que igualarían prácticamente, si nos ponemos a sumar, las camas que se van a ofrecer, y encima por fases”.

Así lo afirma Eduardo Fernández, enfermero del Hospital Infanta Sofía y delegado sindical de MATS, que pone como ejemplo el propio centro en el que trabaja. Pese al compromiso de la Comunidad su Torre 4 lleva varios años cerrada. ¿En qué se traduce esto? En 16 camas de UCI que no se han estrenado. Se pusieron en su día, pero nadie las ha ocupado. Ni en la primera ola del coronavirus ni actualmente.

Esto no es un caso aislado, detalla Fernández, que apunta que la situación se repite, por ejemplo, en el Hospital Universitario Infanta Leonor, en el distrito de Villa de Vallecas de Madrid. Es más, según apunta en declaraciones a EL BOLETIN, “casi todos los hospitales de nueva construcción se construyeron con espacios cerrados dispuestos para habilitarse en el transcurso de los años con el aumento de la población”. El problema, continúa, es que “han pasado los años, la población ha aumentado, pero esas zonas no se han abierto”.

En su opinión, “interesa más gastarse 100 millones de euros en un nuevo pelotazo”, en referencia al Isabel Zendal. Para este profesional sanitario todo esto se debe a que Ayuso y su Gobierno “entienden la sanidad como un negocio del que sacar dinero y no que está al servicio de la ciudadanía”.

CSIF suma también el antiguo Hospital Puerta de Hierro a los espacios ‘olvidados’ por el Gobierno regional. El pasado mes de mayo ya muchos pidieron a Ayuso rescatar este centro en lugar de levantar uno nuevo. El portavoz de Sanidad de este sindicato, Fernando Hontangas, reclama a la Comunidad de Madrid que “utilice los medios que tiene para poder paliar lo que pueda venir en la segunda ola y no haga un gasto innecesario totalmente”. Y es que, ve “totalmente innecesaria” la apertura del nuevo centro de pandemias en Valdebebas, ya que al coste de su construcción hay que sumar la “descapitalización que puede generar en otros centros llevarse personal a ese hospital”.

Para Noelia Valladar, sanitaria y delegada sindical de CSIF en el mencionado Infanta Sofía, “lo peor es que habiendo recursos, que no se utilicen y se gasten millones en otros hospitales cuando podemos usar los recursos que ya tenemos, como el Puerta del Hierro o el Infanta Leonor”. “Es una pena que nos gastemos dinero teniendo esto”, remarca.

La Comunidad, destaca a este diario Ana de la Fuente, enfermera y delegada de SATSE en el Infanta Sofía, no puede culpar a la pandemia de haber puesto en marcha estos espacios sin uso. “Entendemos que en la primera ola vino todo de golpe y a lo mejor no se pudo proceder a su apertura, pero en esta segunda ola sí que había tiempo suficiente para preparar las instalaciones cerradas y se podría haber dado mejor cobertura y unas condiciones sanitarias mejores”, señala.

Al igual que el resto, no entiende “cómo se ha podido construir un hospital nuevo cuando teníamos las instalaciones para ponerlas en funcionamiento”. “Si hubieran invertido en aumentar las instalaciones en hospitales ya en funcionamiento”, remarca, “son camas y recursos que se hubieran quedado para el futuro”, como para atender la presión que se produce en época de gripe.

Los planes del Gobierno de Ayuso pasan por abrir solo una parte del Isabel Zendal, uno de sus tres pabellones, que contará con 240 camas y 16 puestos de intensivos y 32 de cuidados intermedios. Para ello necesita sanitarios. En concreto, 669 profesionales, que va a buscar mediante un proceso de adscripción voluntaria. De no reunir ese número recurrirá a los traslados forzosos que ya han denunciado sindicatos y asociaciones.

“Nos sentimos abandonados”

La sensación de hartazgo se mezcla con la de cansancio en gran parte de los sanitarios madrileños, que se sienten “realmente agotados” tras meses y meses de hacer frente al coronavirus. Algunos han caído en la depresión, otros han buscado apoyo psicológico. Cada uno afronta la situación como puede.

“Estamos agotados, en la primera ola todo vino de golpe y dimos el 200% o el 300%, pero ahora nos sentimos abandonados”, critica Ana de la Fuente, que se queja de que “ha dado tiempo para preparar, para dotar, para hacer unos buenos contratos”, para que aquellos sanitarios que vinieron de refuerzo se quedasen en Madrid. No obstante, se prescindió de muchos de ellos “cuando fueron menos” y ahora “nos hemos quedado sin personal”.

Según explica la representante de SATSE, “no tenemos enfermeras disponibles en Madrid”. Una situación que hace que las actuales plantillas no puedan cogerse vacaciones y doblen turnos. “Estamos agotados física y mentalmente, la enfermería también necesita descansar”, exige esta sanitaria, que recuerda que “somos los que estamos a pie de cama y los que damos los ciudadanos al paciente más directos”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

EnglishFrenchGermanSpanish