Decenas de jóvenes migrantes extutelados que no pueden trabajar se concentran en Interior al grito de «queremos papeles»

Varias personas con una pancarta en la que se lee: `Todos somos iguales, en una concentración frente al Ministerio del Interior para exigir la reforma del Reglamento de Extranjería. - Eduardo Parra - Europa Press

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Unos 300 jóvenes extutelados que migraron solos a España y que al cumplir 18 años se ven «en la calle» y «sin poder trabajar» se han manifestado este viernes 10 de septiembre ante el Ministerio del Interior, en el Paseo de la Castellana, al grito de «¡queremos papeles!» y para reclamar al Gobierno que apruebe con urgencia la reforma del Reglamento de Extranjería.

Según señalan las más de 290 organizaciones sociales convocantes, entre las que se encuentran el Servicio Jesuita a Migrantes, la Coordinadora de Barrios de Madrid, la Fundación Raíces o Voluntarios por otro Mundo, «hace más de un año» que el Gobierno se comprometió a reformar el Reglamento de Extranjería.

Esta reforma, según precisan, «garantizaría el derecho de estos menores migrantes a la documentación mediante una autorización de residencia y trabajo a partir de los 16 años y simplificaría los requisitos de renovación de este permiso a partir de los 18 años para adaptarlos a la realidad de estas personas jóvenes».

Los jóvenes manifestantes, muchos de los cuales han llegado en autobuses desde Cádiz, Málaga, Granada y Barcelona, y que se han sumado a los que residen en Madrid, se han concentrado a las 13:00 horas frente al Ministerio que dirige Fernando Grande Marlaska con pancartas en las que se podían leer lemas como ‘Papeles para todos’, ‘Todos somos iguales’, ‘Estamos solos sin familia’ o ‘No es un efecto llamada, es un efecto respuesta’; y al grito de ‘¡Queremos papeles, reforma ya!’.

El delegado de Voluntarios por otro Mundo, Michel Bustillo, en representación de las 300 asociaciones que se han juntado este viernes en Madrid, ha declarado a Europa Press que se han manifestado para pedir una solución ya para los cerca de 8.000 jóvenes que se ven afectados por esta situación.

Lo que quieren, según ha indicado, es «pedir justicia social y algo de sentido común: que estos chavales puedan ganarse la vida honradamente, que puedan trabajar».

«Cada día que pasa, para estos chavales es un auténtico sufrimiento, no podemos permitir que un Gobierno progresista permita eso», ha subrayado Bustillo.

También ha puesto el ejemplo de los 200 jóvenes extutelados que pudieron incorporarse a la campaña de la fresa el año pasado, de los cuales un 70% sigue de alta, y ha dicho que este año se han duplicado las peticiones. «Si el 70% sigue trabajando es porque vinieron a trabajar, no vinieron a delinquir», ha enfatizado.

«Los necesitamos, ellos quieren trabajar, solo falta un paso de Pedro Sánchez para que lleve a Consejo de Ministros un reglamento que es una garantía para que estos chicos no terminen en la extrema exclusión», ha apostillado.

REUNIÓN CON EL DEFENSOR DEL PUEBLO

Algunos de los jóvenes, como Ayoub, de Marruecos, de 19 años, se han reunido este mismo viernes por la mañana con el Defensor del Pueblo para trasladarle su situación. «Llevo cuatro años en España y tengo la residencia caducada desde hace dos años y no puedo renovarla», ha relatado Ayoub a Europa Press.

Ayoub llegó a Melilla con 16 años «corriendo por la frontera» buscando «un futuro mejor». Allí pasó dos años haciendo cursos, tiene 1.400 horas de prácticas pero no puede trabajar. «Ojalá el Ministerio sienta cómo estamos sufriendo, tenemos ganas de trabajar pero necesitamos los papeles, a mí me llegan muchas ofertas de trabajo pero por los papeles que tengo me rechazan», ha explicado.

También ha estado con el Defensor del Pueblo el joven de 19 años Hamoudi, de Mali, que llegó hace tres años a España saltando la valla de Melilla. «Yo ahora no puedo trabajar porque no he podido renovar mis papeles, cada vez que quieres renovar te piden pasaporte o un contrato de trabajo», ha lamentado.

Ahora se está sacando el título de la ESO y está haciendo un curso de electricidad, algo a lo que le gustaría dedicarse. «Crucé la frontera porque pensaba que en España podía tener una vida mejor, en Mali hay guerra y no hay seguridad sanitaria, te pueden matar cualquier día», ha explicado.

El Defensor del Pueblo en funciones, Francisco Fernández Marugán, les ha dicho a estos jóvenes que «son necesarios». «Hay gente que cree que los problemas de esta sociedad se arreglan con procedimientos quirúrgicos de expulsión de ciudadanos extranjeros y no es verdad, los ciudadanos extranjeros ocupan los trabajos que los españoles hemos ido dejando. Son necesarios», ha subrayado, al tiempo que ha dicho que seguirán insistiendo en su petición al Gobierno para que apruebe la reforma del Reglamento de Extranjería, «si no se arregla en breve».

SERIGNE MBAYE EN LA CONCENTRACIÓN

En la concentración frente al Ministerio del Interior también ha participado el diputado de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid Serigne Mbaye, quien ha declarado a los medios que la reforma del Reglamento de Extranjería «debería aplicarse desde el 24 de agosto». «Hoy aquí concentrados pedimos que se aplique este reglamento que está en un cajón», ha indicado.

Según ha precisado, no pueden sacarlo adelante porque las competencias en este caso son de ministros del PSOE. En todo caso, ha asegurado que van a seguir reivindicando los derechos de estos jóvenes extutelados hasta que se cumplan.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA