Currently set to Index
Currently set to Follow

Biden insta a Xi a prevenir el “conflicto” entre EEUU y China en su primera reunión virtual

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden

El presidente de EEUU, Joe Biden. Autor: Europa Press

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha instado este lunes a su homólogo chino, Xi Jinping, a no convertir la «competencia» que tienen sus países en un «conflicto» en su primera reunión virtual, en la que el líder de China ha abogado por el «respeto mutuo» entre los países.

La esperada videoconferencia entre los mandatarios, que supone su primer encuentro cara a cara desde que Biden llegó a la Casa Blanca, ha tenido lugar en la noche de este lunes, y ha comenzado con el presidente estadounidense apelando a la «responsabilidad» de ambos para sus relaciones internacionales.

El inquilino de la Casa Blanca ha pedido a Xi «asegurar que la competencia» entre los países «no se desvíe hacia un conflicto, ya sea intencionado o no», sino que sea una «competencia simple y directa».

«Me parece que necesitamos establecer algunas barreras de sentido común, ser claros y honestos cuando no estamos de acuerdo, y trabajar juntos donde nuestros intereses se cruzan, especialmente en asuntos globales vitales como el cambio climático», ha apuntado Biden.

Asimismo, ha incidido en que nada de ello supone un «favor» para Pekín o Washington, si no que «lo que hace el uno por el otro» supone un «liderazgo mundial responsable». «Y usted es un líder mundial importante, al igual que Estados Unidos», ha reconocido.

En esta línea, ha subrayado que la relación bilateral de China y Estado Unidos «tendrá un impacto profundo» en ambos territorios, pero también en «el resto del mundo», por lo que, ha añadido, «todo los países tienen que jugar con las mismas reglas».

Dando paso a los distintos temas a abordar, Biden ha demandado una relación en la que ambos sean «abiertos y sinceros» y una comunicación «honesta y directa» sobre las prioridades e intenciones de ambas partes.

Por su parte, Xi se ha referido a su «viejo amigo» para subrayar que tanto China como Estados Unidos enfrentan «múltiples desafíos juntos» y abogar por la «comunicación y cooperación» de ambas como las «dos economías mas grandes del mundo» y miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU que son.

«Todos debemos gestionar bien nuestros asuntos internos y, al mismo tiempo, asumir nuestra parte de responsabilidades internacionales y trabajar juntos para promover la noble causa de la paz y el desarrollo mundiales», ha dicho.

Así, ha señalado que este es el «deseo compartido» de la gente de los dos países y «de todo el mundo». «Se requiere una relación sólida y estable entre China y Estados Unidos para promover el desarrollo respectivo de nuestros dos países y para salvaguardar un entorno internacional pacífico y estable, incluida la búsqueda de respuestas efectivas a los desafíos globales como el cambio climático, al que hizo referencia, y la pandemia de COVID-19», ha ahondado.

Por ello, ha resaltado que Pekín y Washington «deben respetarse mutuamente, convivir en paz y buscar una cooperación de beneficio mutuo», y ha expresado su disposición de trabajar con Biden para «generar consenso, tomar medidas activas y hacer avanzar las relaciones en una dirección positiva».

«Hacerlo promovería los intereses de nuestros dos pueblos y respondería a las expectativas de la comunidad internacional», ha asegurado el mandatario chino al inicio de su diálogo con Biden.

La cita virtual se produce después de que Pekín haya publicado recientemente un comunicado en el que expresaba su voluntad de «mejorar los intercambios y la cooperación» con Estados Unidos. Además, ambos países llegaron la semana pasada a un acuerdo para acelerar sus acciones en la lucha contra el cambio climático.

No obstante, también se desarrollan tensiones actualmente entre los países. Entre ellas, Taiwán es uno de los temas que más conflicto genera en las relaciones bilaterales entre ambas potencias, pues la isla denuncia con el apoyo de Washington los constantes sobrevuelos de aviones militares chinos en el espacio aéreo taiwanés, lo que China ha criticado.

Pekín considera Taiwán como parte de su territorio pese a que es independiente ‘de facto’ desde el final de la guerra civil china en 1959.

Además, Washington condena el «genocidio y crímenes contra la humanidad» ejercida por Pekín en la represión de los musulmanes uigures y de otras minorías en la región de Xinjiang.