“¡Azúcar!” en Marbella

Celia Cruz
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

En breve tendremos por España la producción Celia Cruz, el musical. Obviamente, el espectáculo no podrá ser patrocinada por el Ministerio de Cultura de Cuba ni mucho menos por algunas de las agencias dedicadas a la comercialización: la Reina de la salsa continúa vedada en cualquier circuito radial o televisivo, pero no así de cara al pueblo, que la disfruta en cuanta velada hogareña se realice por cualquier motivo.

Pocos conocen las razones por las cuales la estelar cantante incorporó el melodioso grito de ¡Azúcar! durante sus canciones. Lo contó ella misma en un documental y es que previo a un concierto fuera de la isla, le invitaron unos amigos a beber una taza de café cubano. Cuando lo bebió, a punto de subir al escenario, se percató que le faltaba el azúcar. Entonces, cantándole a la multitud, se acercaba a sus amigos en una mesa y les recordaba la ausencia de ese componente de la caña tan vinculado al llamado néctar negro de los dioses blancos.

Celia es la única latina con una exhibición permanente en el museo Smithsonian en Washington DC.

Muy alta la varilla para la cubana Lucrecia, radicada desde hace años en España con un amplio quehacer artístico en el que se incluye hasta la literatura infantil, presentadora de tv y otros atributos. La verdadera Celia Cruz solo se limitó a cantar y lo hizo tan bien que pasó a la historia. Alguien por Marbella, que es donde continuará la presentación luego de iniciarse en Miami, tendrá que contarme cómo lo hizo Lucrecia y si cuando gritaba ¡Azúcar!, el espíritu de Celia no hacía mover las mesas.