Andalucía rechaza el concepto “allegado” y apuesta por “reagrupación familiar” para la Navidad

El consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, ha anunciado este viernes en Córdoba que la Administración autonómica no empleará el término “allegado” propuesto por el Gobierno, al considerarlo “ambiguo”. En su lugar incluirá el concepto de “reagrupación familiar” para la Navidad, pero desaconsejándola.

En este sentido y en rueda de prensa, Aguirre ha avanzado que esta será una de las cuestiones que marquen el contenido del decreto que dictará la Junta de Andalucía el 10 de diciembre, tras el puente de la Constitución y la Inmaculada, sobre medidas contra la pandemia a aplicar en la comunidad autónoma de cara a las fiestas navideñas.

En cualquier caso, el consejero de Salud ha insistido en recomendar que, aunque se permita la movilidad, ahora mismo prohibida, para los encuentros familiares propios de la Navidad, la apuesta de la Junta de Andalucía, y así se reflejará en el referido decreto, pasa porque “la permeabilidad entre comunidades autónomas sea la menor posible”.

De hecho, así lo defendió Aguirre el pasado miércoles en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, en el marco de “una propuesta de consenso” que presentó previamente al Ministerio de Sanidad pues a Andalucía le “interesa muchísimo” el que se transmita “una cohesión interterritorial”, porque “el virus no entiende de fronteras entre comunidades autónomas”. Por eso, recoge Europa Press, “la transmisión de información hacia la población tenía que ser lo más cohesionada posible” y las medidas a adoptar, en gran medida, las mismas en todas las CCAA.

En este contexto, en Andalucía son “conscientes de que estamos todavía bajando” respecto al pico de contagios de la segunda ola de la pandemia y que” hay que “ser muy precavidos para evitar una tercera” ola, con lo que “no podemos permitir un trasvase “de personas muy grande entre comunidades”. De ahí que la postura de la Junta es que “la permeabilidad entre comunidades sea la menor posible”, de forma que se restringa “solo para aquellos casos en los supondría una reagrupación familiar para un tema como en la Navidad”.

Además, la autorización a ese tipo de movilidad, ahora prohibida, deberá hacerse “dentro de la precaución y la llamada que hacemos a todos a quedarse en casa, que no tiene por qué haber reagrupación dentro de Navidad, que luego tenemos muchas navidades y tenemos muchos años por delante”. De modo que “aunque pongamos un número” máximo “de diez” personas por reunión familiar, “no tenemos por qué llegar al número diez, ni mucho menos, sino intentar mantener cada uno sus propios núcleos” en el marco de las fiestas navideñas.