www.elboletin.com
Edición testing    19 de octubre de 2019

impuesto digital

Impuesto digital

El presidente de Google Europa, Matt Brittin, acudirá este martes a La Moncloa. Hace unas semanas también visitó a Sánchez el CEO de Apple, Tim Cook.

Primero fue el CEO de Apple, Tim Cook, y ahora el presidente de Google Europa, Matt Brittin. Los directivos de las grandes tecnológicas desfilan por La Moncloa para reunirse con Pedro Sánchez tras el anuncio del impuesto digital con el que el Gobierno pretende gravar a partir del año que viene los servicios de publicidad 'online' o la venta de datos generados a partir de información proporcionada por el usuario.

Impuesto a las tecnológicas

Senadores demócratas y republicanos han enviado una carta a Juncker y Tusk en la que aseguran que la tasa que prepara la UE “discrimina” a las empresas estadounidenses.

Las autoridades estadounidenses comienzan a ejercer presión a Bruselas para intentar impedir la puesta en marcha de un impuesto europeo a los gigantes tecnológicos como Apple, Google o Amazon, similar al que ha incluido el Gobierno de Pedro Sánchez en sus Presupuestos para 2019. En una carta dirigida al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y al presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, senadores del país norteamericano califican la medida como “discriminatoria” e instan a las instituciones comunitarias a tumbarla.

Impuesto a las tecnológicas

Irlanda, Finlandia, Suecia y la República Checa han suscrito un documento conjunto en el que aseguran que la tasa propuesta por Bruselas violaría los tratados internacionales.

El gravamen del 3% a las ventas de Google, Amazon, Facebook y Apple propuesto por la Comisión Europea para acabar con los 'tejemanejes' fiscales de las grandes tecnológicas parece cada vez más lejos. Cuatro de los países más reacios a la puesta en marcha del impuesto, Irlanda, Finlandia, Suecia y República Checa, se han unido para presentar de forma conjunta un documento de rechazo.

Impuesto a las tecnológicas

La Comisión Europea calcula que este gravamen a los gigantes digitales generará ingresos a los países miembros “por valor de 5.000 millones de euros anuales”.

La ingeniería fiscal es una práctica habitual de compañías como Apple o Google para pagar menos impuestos en Europa. Recurren a complicadas estructuras para tributar casi toda su actividad en el Viejo Continente en los países que ofrecen mejores condiciones, como reveló la Comisión Europea en la investigación que llevó al organismo a imponer una histórica multa de 13.000 millones de euros a la empresa de la manzana mordida. Ahora, Bruselas ha dado a conocer sus propuestas para poner fin estos 'tejemanejes' de los gigantes tecnológicos.

  • 1