www.elboletin.com
Edición testing    9 de abril de 2020

BIS

Monedas digitales

Además del BCE, en el grupo estarán presentes el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón, el Banco de Suecia y el Banco Nacional de Suiza, con la coordinación del BIS.

El Banco Central Europeo (BCE) y otros seis bancos centrales han formado un grupo de trabajo para valorar la creación de divisas digitales y compartir las experiencias de los casos de uso estudiados, según ha informado la autoridad monetaria en un comunicado.

Repos

El Banco de Pagos Internacionales alerta de una fragmentación en el mercado europeo de repos que podría desencadenar nuevos problemas como los acontecidos en EEUU.

El mercado europeo de repos escapó de las turbulencias que obligaron a la Reserva Federal a actuar hace unos meses para evitar un colapso de los mercados monetarios, pero empieza a ofrecer también síntomas preocupantes, advierte el Banco de Pagos Internacionales (BIS por sus siglas en inglés).

Wall Street

Los grandes banqueros estadounidenses apuntan a los préstamos apalancados empaquetados en CLO como principal amenaza de una nueva crisis.

El ‘boom’ de los préstamos apalancados, debidamente empaquetados en ‘collateralized loan obligations’ o CLO, se está convirtiendo en la amenaza más real de que vuelva a producirse una crisis financiera como la que estalló en 2007. Ya no son sólo instituciones como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco de Pagos Internacionales (BIS), sino los propios gigantes bancarios de Wall Street los que advierten sobre estas prácticas.

Deuda empresarial

La emisión total de bonos corporativos, incluyendo grado de inversión y ‘bonos basura’, ha alcanzado una cifra de 1,34 billones de dólares en 2018.

El fin de la era del dinero barato toca a su fin, y la resaca promete ser fuerte. Mientras las bolsas se encaminan a su peor año en una década, en los mercados de renta fija hay otros síntomas igual de preocupantes: la emisión de bonos corporativos a escala mundial se redujo a su nivel más bajo en siete años durante este 2018. Detrás de este frenazo se encuentran las subidas de tipos, la retirada de los estímulos de los bancos centrales y la creciente preocupación por el excesivo endeudamiento.

Deuda

Los inversores vuelven a tomar más riesgos para buscar fuentes de alto rendimiento en respuesta a una década de bajos tipos de interés.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha decidido que es hora de hacer sonar la alarma sobre los préstamos apalancados, un mercado global de 1,3 billones de dólares de deuda asumida por compañías con posiciones financieras precarias. El organismo se suma de este modo a otros como el Banco Internacional de Pagos (BIS), la Reserva Federal o el Banco de Inglaterra, que también han advertido de la acumulación de deuda de riesgo en los mercados de crédito corporativo.

Deuda

La deuda mundial se ha disparado un 74% desde la crisis financiera hasta una cifra mareante de 169 billones de dólares.

¿Hemos aprendido algo de la crisis financiera desatada en 2008? A tenor de las últimas cifras conocidas, la respuesta parece ser un rotundo ‘no’. La deuda global no ha parado de crecer durante esta última década al calor del dinero barato propiciado por los bancos centrales y, ahora que parece que tiene los días contados, empiezan a encenderse todas las alarmas.

Criptomonedas

El banco de bancos centrales advierte de que estas monedas requieren una potencia equivalente a la de millones de ordenadores personales.

Las criptomonedas aspiran a convertirse en una nueva forma de pago de confianza a través del uso de las nuevas tecnologías. Sin embargo, este nuevo tipo de dinero, como el Bitcoin, adolece de numerosas deficiencias, entre ellas, pueden provocar un “desastre medioambiental”, según un informe elaborado por el Banco de Pagos Internacional (BIS, por sus siglas en inglés).

Junta de Accionistas de BBVA

El exgobernador del Banco de España se incorporará al máximo órgano de gobierno de BBVA el próximo 1 de junio.

La junta de accionistas de BBVA, celebrada hoy en Bilbao, ha aprobado el nombramiento de Jaime Caruana, exgobernador del Banco de España y exdirector general del Banco de Pagos Internacionales (BIS por sus siglas en inglés), como nuevo consejero independiente del banco.

Monedas digitales

El gerente del BIS llama a los bancos centrales a tomar medidas drásticas para que las criptomonedas no se conviertan en una “amenaza” para la estabilidad financiera.

Los bancos centrales deben tomar medidas drásticas contra el bitcoin y otras criptomonedas para evitar que sigan “aupándose a sus espaldas -‘piggybacking’ ha sido el término utilizado-” y se conviertan en una “amenaza a la estabilidad financiera”, según ha advertido el gerente del Banco de Pagos Internacionales (BIS por sus siglas en inglés), Agustín Carstens.

Bancos centrales

El banco de los bancos centrales avisa de que la “calma a corto plazo” podría estar lográndose “a expensas de posibles turbulencias a largo plazo”.

La Reserva Federal estadounidense ha iniciado la retirada de los poderosos estímulos puestos en marcha para combatir la crisis y el Banco Central Europeo (BCE) parece que comienza a seguirle los pasos. Sin embargo, los mercados han hecho “caso omiso” de estas medidas, según señala el Banco de Pagos Internacionales (BIS por sus siglas en inglés), que alerta de que las condiciones financieras mundiales han continuado relajándose “en un contexto de mayor preocupación por la sobrevaloración de los precios de los activos”.

Monedas digitales

Un dinero en efectivo ‘digital’ podría permitir a empresas y particulares hacer pagos entre sí manteniendo el anonimato y al margen de los bancos.

¿Deberían los bancos centrales considerar la posibilidad de emitir sus propias criptomonedas para contrarrestar los riesgos surgidos del espectacular crecimiento del Bitcoin? Algunos comienzan a planteárselo y el propio Banco de Pagos Internacionales (BIS por sus siglas en inglés) anima el debate en un reciente informe en el que analiza los puntos a favor y en contra de esta medida, que podría dejar en fuera de juego a la banca.

Bancos europeos

Las operaciones 'crossborder' entre bancos a nivel internacional han pasado del 70% del PIB a menos del 40%.

Desde los años ochenta, los mercados financieros mundiales parecían dirigirse en una sola dirección, con el dinero fluyendo cada vez más a través de las fronteras. Sin embargo, la crisis surgida en EEUU a partir de las hipotecas subprime y la consiguiente respuesta de los reguladores parece no sólo haber puesto freno a este proceso, sino incluso a revertirlo, hasta tal punto de que el Banco Internacional de Pagos (BIS por sus siglas en inglés) ya comienza a hablar de “desglobalización”.

  • 1