El BIS prueba que una moneda digital de banco central mayorista puede integrarse en bancos comerciales

Sede del Banco de Pagos Internacionales en Basilea

Sede del Banco de Pagos Internacionales en Basilea

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El Banco de Pagos Internacionales (BIS), el Banco Nacional de Suiza y SIX han probado con éxito la integración de la liquidación mayorista de una divisa digital de banco central con entidades comerciales, según han informado este jueves.

La segunda fase del ‘proyecto Helvetia’, un ensayo conjunto en el que también participaron Citi, Credit Suisse, Goldman Sachs, Hypothekarbank Lenzburg y UBS, ha determinado que la integración de una moneda digital de banco central mayorista (CBDC) en los sistemas bancarios básicos existentes «es compleja y constituye un requisito previo fundamental para la emisión».

Asimismo, el experimento ha demostrado que la CBDC puede integrarse en los sistemas y procesos bancarios básicos existentes de los bancos comerciales y centrales. «La emisión de una CBDC mayorista en una plataforma de tecnología DLT operada y propiedad de una empresa del sector privado es operativa y legalmente viable bajo la legislación suiza», concluye el ensayo.

El experimento, que se llevó a cabo durante el cuarto trimestre de 2021, exploró la liquidación de transacciones interbancarias, de política monetaria y transfronterizas en los sistemas de prueba de SIX Digital Exchange, el sistema suizo de liquidación en tiempo real y los sistemas bancarios centrales.

El ‘proyecto Helvetia’ explora un futuro en el que más activos financieros se tokenizen y las infraestructuras financieras funcionen con tecnología de registro distribuido (DLT). Según recoge el informe, las normas reguladoras internacionales sugieren que los operadores de infraestructuras de importancia sistémica deben liquidar sus obligaciones en dinero del banco central siempre que sea práctico y esté disponible.

Aunque señala que ninguna de las plataformas existentes basadas en DLT es todavía sistémica, asegura que pueden llegar a serlo en el futuro, y apunta a la posibilidad de que los bancos centrales tengan que ampliar la aplicación de la política monetaria a los mercados de activos tokenizados.

El jefe del centro de innovación del BIS, Benoît Cœuré, ha destacado que el proyecto ha demostrado que la innovación «puede aprovecharse para preservar los mejores elementos del sistema financiero actual, incluida la liquidación en dinero del banco central, y al mismo tiempo desbloquear potencialmente nuevos beneficios». «A medida que la DLT se generalice, esto será más relevante que nunca», ha asegurado.

De su lado, el miembro de la Junta de Gobierno del Banco Nacional de Suiza, Andréa M. Maechler, ha advertido que, para seguir cumpliendo sus mandatos de garantizar la estabilidad monetaria y financiera, los bancos centrales deben estar al tanto del cambio tecnológico. «El ‘proyecto Helvetia’ es un excelente ejemplo de cómo lograrlo. Ha permitido al Banco Nacional de Suiza profundizar en su comprensión de cómo la seguridad del dinero del banco central puede extenderse a los mercados de activos tokenizados», ha celebrado.

El consejero delegado de SIX, Jos Dijsselhof, ha ensalzado que el proyecto demuestra que la plataforma SDX es compatible con la CBDC mayorista para la liquidación de activos tokenizados de extremo a extremo.

Según han recordado los participantes del ensayo, el ‘proyecto Helvetia’ es un experimento de naturaleza exploratoria y «no debe interpretarse como una indicación de que el Banco Nacional de Suiza planea emitir un CBDC mayorista».

La segunda fase continúa la exploración de la liquidación de activos mediante tokens en la CBDC mayorista que se inició con la primera fase del proyecto en 2020.