Las empresas ‘zombi’ de la crisis financiera ponen en peligro la reactivación económica

Zombies
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La crisis mundial provocada por la pandemia del coronavirus amenaza con sacar a la luz las debilidades heredadas desde la anterior crisis financiera de hace más de una década. Una de ellas es la de la existencia de las denominadas empresas zombi, que amenazarán con frenar la recuperación del empleo y la productividad en cuanto se reabran las economías.

“El creciente número de las denominadas empresas zombi, definidas como empresas que no pueden cubrir los costes del servicio de la deuda con los beneficios actuales durante un período prolongado, ha atraído cada vez más la atención de los círculos académicos y políticos”, analiza Daniel Tenengauzer, jefe de Estrategia de Mercados de BNY Mellon.

El experto se hace eco de un estudio del Banco de Pagos Internacionales (BPI) de acuerdo con el cual “desde la crisis financiera mundial la probabilidad de que las empresas zombis sigan siendo zombis ha aumentado del 75% en 2008 a más del 85% en la actualidad”. Su muestra incluyó 32.000 empresas en 14 países desarrollados desde la década de 1980.

“Las empresas no financieras de todo el mundo se han enfrentado a una presión sustancialmente menor para reducir la deuda y recortar la actividad”, destaca el experto de BNY Mellon, fundamentalmente por dos factores. En primer lugar, porque “los bancos débiles con balances deteriorados no tienen ningún incentivo para reconocer los préstamos dudosos”. En segundo, por la disminución de los tipos de interés. “Si bien los tipos bajos son potencialmente algo bueno para el resultado final de las empresas, también reducen la presión sobre los acreedores para que limpien sus balances”.

Las principales consecuencias del surgimiento de las empresas zombis están en el rendimiento económico. “Los zombis son menos productivos y afectan al crecimiento de las empresas más productivas al congelar los recursos”.

El BIS estima que un total del 12% de las empresas no financieras que cotizan en bolsa en los países estudiados son zombis y tienen más de 10 años de antigüedad. Esta ratio se compara con el 7% antes de la crisis financiera mundial y el apenas 3% en 1995.

“Los tipos más bajos impulsan la demanda agregada y aumentan el empleo y la inversión a corto plazo. Pero la mayor prevalencia de los zombis que dejan atrás distribuye mal los recursos y pesan sobre el crecimiento de la productividad. Si este efecto es lo suficientemente fuerte como para reducir el crecimiento, podría incluso bajar aún más los tipos de interés”, señalaba el informe del BIS.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

EnglishFrenchGermanSpanish