Sacerdotes, políticos y banqueros, los profesionales peor valorados por los catalanes, según el CEO

Esteladas independencia independentistas cataluna
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los sacerdotes, los políticos y los banqueros son los grupos de profesionales peor valorados por los catalanes, con notas medias por debajo del 3, mientras que el personal sanitario y los científicos son los mejor valorados.

Así lo refleja la encuesta del Centre d’Estudis d’Opinió (CEO) de la Generalitat realizada entre el 18 de noviembre y el 12 de diciembre –justo después de las elecciones del 10N y durante las negociaciones de investidura– con una muestra de 1.600 personas residentes en Cataluña, incluyendo a catalanes sin derecho a voto, y un margen de error de 3,13, que ha presentado el director del CEO, Jordi Argelaguet.

El CEO pide a los encuestados valorar en una escala de 0 a 10 qué grado de confianza le generan diferentes grupos de profesionales y los que obtienen una nota más alta son el personal sanitario, que obtiene un 8,16; los científicos un 8,13, y el cuerpo docente un 7,48, y las peores valoraciones son para los sacerdotes (2,63), los políticos (2,65) y los banqueros (2,75).

Destaca que el cuerpo de los Mossos d’Esquadra (6,44) está mejor valorado que los cuerpos de la Policía Nacional y la Guardia Civil (5,24), mientras que los jueces reciben un 4,71 y los cuerpos militares un 4,46.

GESTIÓN PÚBLICA O PRIVADA

En la pregunta sobre si los encuestados consideran que los servicios públicos funcionan mejor o peor si están gestionados por empresas privadas que directamente por la administración pública, el 37,7% contesta que funcionan igual, el 29,7% cree que funcionan peor y el 19,1% que la gestión privada es mejor, mientras que el 13,2 no lo sabe y el 0,2 no contesta.

Otra cifra relevante de la encuesta es que la mayoría de los encuestados valora mejor la administración de la Generalitat que la del Estado: en el caso de la administración catalana un 54,5% cree que funciona de manera ‘muy positiva’ o ‘bastante positiva’, algo que en el caso de la del Estado ocurre en el 35,4% de los encuestados.